Monday, 1 December 2008

17/08/2006 13:40:55 Happy Days

“The rain in Spain stays mainly in the plain!” (My fair lady)

Hoy se decide el sol a aparecer de nuevo.
Hemos pasado unos días de lluvia, con color de invierno. El día de Nuestra Señora mi madre sugirió encender la calefacción a las 6 de la tarde. Creo que es la primera vez en mi vida que disfruto la calefacción en este mes. Me acordé inmediatamente del refrán: “en Agosto frío en el rostro”. Es bueno saber que algunos refranes hispanos solo tienen validez en las islas del Norte.

Ese día fui a correr mi hora diaria a la orilla del mar entre viento y lluvia. Después fuimos a misa y al final la procesión tuvo que ser suspendida debido al mal tiempo. Por tanto el sacerdote sugirió dijo que fuéramos directamente a tomar el te con “biscuits”. Nosotros no fuimos. La verdad es que esas costumbres del te son muy interesantes por el tema de crear comunidad y unión. Pero a mi personalmente no me hace mucho ir a tomar el te con los feligreses anglos (y no anglos, claro), quizá por ser un poco individualista o porque de alguna forma es una situación un poco forzada.

Solo una vez en este periodo de feliz exilio he tenido el placer de degustar los “biscuits” con mi nuevo prójimo. Fue en Gales y había ido a pasar un fin de semana con la familia de una chica con la que estaba saliendo en aquella época. La familia no era muy religiosa que digamos. Para ser preciso eran ateos, pelirrojos y un poco peculiares. Llegó el domingo y me indicaron donde estaba la iglesia del pueblo para que fuera si quería. Me advirtieron que era protestante y que si yo tenía algún problema con ello. De otra forma podríamos ir a buscar una católica pero que se encontraba bastante lejos. Yo les tranquilicé rápido; “No problem”, “Thank you very much”, “God is everywhere (even in a protestant church you see…)”…

Total que me fui a las diez de la mañana a la capilla donde dos “old ladies” con su pelo blanco, su sonrisa blanquísima y formal y su chaqueta gris perla me dieron los buenos días y me entregaron unos gruesos volúmenes para seguir la ceremonia: salmos, escrituras, hoja parroquial…
Era un pequeño pueblo y no más de veinte personas estaban en la iglesia. La primera lady me preguntó manteniendo su sonrisa impecable si yo era “familiar with the service” y yo comenté que si, “from the Spanish Catholic point of view, of course”. Sostuvo su sonrisa y de forma tremendamente amable me aconsejó que me pusiera al lado de una tal Mary Claire para que siguiera la ceremonia sin problemas en el caso que no encontrara un salmo, lectura etc… Agradecí la hospitalidad y me acerque a la entrañable Mary, que por cierto era una chica muy guapa y me recibió con la misma sonrisa que las old ladies pero 40 años más joven.

La ceremonia transcurrió muy bien y yo observaba con atención las directrices de la dulce Mary para no perderme un salmo ni un mínimo detalle. Incluso también me lancé a entonar a partir del tercer canto, aunque tímidamente ya que tampoco quería llamar la atención de toda la audiencia con una voz bronca con acento todavía bastante duro.
A la hora de la colecta todo el mundo depositaba en el cepillo el dinero encerrado en un sobre pequeñito. Muy interesante acción, muy técnica, muy “british”. Así evitan el ver cuanto ha dejado uno u otro pensé. Un pueblo es un pueblo al fin y al cabo: en Gales o Castilla la Vieja. Los british son muy técnicos en algunas cosas. Naturalmente el único paria que no tenía sobrecillo era yo, y peor que eso, no tenía apenas dinero suelto. La conclusión se la imaginan, mis pobres monedas quedaron a la vista de todo el mundo mientras me pareció que hasta los sobrecillos se apartaban con cierta prepotencia de mis monedas de cobre.

Cuando llegamos al credo me sorprendí al ver que creían en una “Catholic Church”; luego me explicarían que Catholic en el sentido de Universal, no “Roman Catholic”. Nos dimos la paz, rezamos juntos el Padre nuestro y al acabar la ceremonia el sacerdote nos fue a saludar a todos y nos invitó a los biscuits.
Fui con gusto y enseguida me vi rodeado de entrañables old ladies como duplicados de Mrs Marple que me miraban con cariño y me sometían a un agradable tercer grado preguntándome de donde era, en que trabajaba, qué hacía en el pueblo, a quien había ido a ver, cuanto tiempo iba a estar… Aquello era como estar en el rodaje del “Hombre Tranquilo” con mi querida Marie Claire haciendo de Maureen O’hara.

Nos despedimos y Marie Claire se fue a su casa y yo a la de mis amigos. Me hubiera gustado ser John Wayne y reproducir la bellísima escena en la película de Ford cuando se acerca al agua bendita y se la ofrece a Mrs O’hara para que se santigüe. Pero ni yo soy Wayne, ni Marie es Maureen, ni aquello era Irlanda. En todo caso lo soñé y me fui tan feliz de allí como si lo hubiera hecho de verdad.

Por cierto, rompí con mi chica de Gales poco tiempo después aunque “we are still friends, of course”


(Mis padres están conmigo esta semana y estoy entrañable y pacífico. Por eso no quería hoy escribir sobre ZP ni todos los mangantes que nos rodean. Ya tendremos tiempo de seguir con ellos. Dediquemos el blog también para desplegar sentimientos y recuerdos)


Comentarios

Enviado a las 17/08/2006 14:07:49 por vistaspa
Hola Mac estoy de acuerdo, no todo es política, en la sierra de Madrid donde vivo hace frio, se acabó el verano, un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 17/08/2006 14:10:34 por McMurphy
Url: http://blogs.libertaddigital.com/McMurphy
Un fuerte abrazo Vista. Yo voy a casa la primera semana de Septiembre porque son las ferias. Espero que todavia se mantenga un tiempo mas o menos bueno por alli.Aqui hoy hace bueno, pero me parece que es un espejismo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 17/08/2006 16:52:59 por Visconti

Me gusta que se escriba sobre otras cosas que no tengan un componente político. Dice el Libro del Ecclesiastés que hay un tiempo para cada cosa y también un lugar; y ciertamente es así. En verano hay que darse un descanso y es una oportunidad para poder abordar temas muy diferentes; hay tantos.

Tu relato es ameno y hermoso, me evoca mucho el invierno que pasé en el condado Kent aprendiendo inglés en casa de Norman y Catherine, allá por 1986/7. Fueron seguramente los meses más maravillosos de mi vida, qué felices fueron. Yo acababa de terminar la carrera, tenía 21 años, ninguna obligación salvo de ir haciéndome con el inglés, y muchos sueños por delante. Fue un invierno seco aquél, con poca lluvia. Viví en Rye, luego en Folkestone y todos los fines de semana viajábamos por Inglaterra y Gales; también nos escapamos a Escocia e incluso a Flandes en ferry. Vine encantado, absolutamente feliz y pienso yo que en ese benigno invierno se incubó mi indisimulada anglofilia.

Disfruta de estos días que se estiran perezosos y amables. Un abrazo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 17/08/2006 17:05:40 por McMurphy
Url: http://blogs.libertaddigital.com/McMurphy
Gracias Visconti por sus comentarios, me alegra que le haya gustado y le despierte bonitos recuerdos. Yo también estoy siendo feliz aqui. Pasé dos años en Bristol y ahora estoy en Irlanda. Lo importante es que no solo estoy siendo feliz sino que me estoy dando cuenta de ello. Digo esto porque a veces la felicidad viene como retardada y nos damos cuenta mucho mas tarde de lo felices que fuimos en otro tiempo. Fui a Inglaterra 5 semanas para mejorar el inglés y decidí quedarme para buscarme la vida. Lo bueno es que me la estoy encontrando. Abrazos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 17/08/2006 20:04:39 por mami_ta
Hola Murphy
Me alegro mucho de que estés disfrutando con la familia y que seas consciente de que vives una época bobita.

Eso de "En agosto frío en rostro" no sólo se cumple en Irlanda, Aquí en la meseta se cumple también, vaya que si se cumple.
Esta noche tuve que ponerle manta a la abuela y con 19 grados ya huele a otoño. Pero volverá el calor, septiembre es un mes sorprendente y guarda calor en su bolsa.
Saludos.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 18/08/2006 00:34:45 por Roge
Pues sí, estimado McMurphy, tus palabras de hoy trasmiten, sencillez y serenidad y también, que todo hay que decirlo, algo de velada picardía con cierta lady.

Son varios, no muchos, pero un buen momento en mi vida fue cuando cumplía el servicio militar en Menorca y me arrestaron un mes en el calabozo, por un estúpido incidente con el conductor de un autobús y un comandante de paisano que no se identificó.

La soledad me asustó los dos primeros días, pero luego, con la rutina, todo fue mejorando. Ejercicios físicos de mantenimiento, escribir a los seres queridos y a mi mismo, leer a García Márquez, Krishnamurti, Hermann Hesse. Caminar durante largo tiempo de pared a pared: Uno, dos, tres, cuatro... nueve, diez; media vuelta. Uno, dos, tres, cuatro,... nueve, diez; media vuelta y así durante largos intervalos de tiempo. De un modo automático, mientras el cuerpo medía el espacio con precisión, la mente se evadía, y soñaba y se paseaba por otros lugares anhelados y prohibidos.Tristeza y determinación.

Mi soledad desapareció cuando pusieron en mi celda a otros dos chavales. Uno se hacía llamar Israel, era hippy y muy creyente, manteníamos largas conversaciones sobre Dios, sobre todo al anochecer tumbados sobre los camastros. El otro, de Burgos, bastante, ¿uhm?, dudaba en usar la palabra, pero la verdad es que me resultaba bastante gilipollas; me temo que yo a él también.
Hacíamos teatro y psicodrama improvisando temas, obras y personajes y fumábamos marihuana en la celda. Reíamos mucho.
Mi familia fue la única que nos envió un pequeño paquete. Dios que festín comparado con el rancho. Un poco de jamón, y muchas latas; latas que nos sabían a gloría, entre ellas una de berberechos que engullimos sazonados con un limón del huerto del coronel que un cabo de guardia que se había hecho colega nuestro, se había atrevido a birlar y que nos había pasado a través de un ventanuco con rejas.¡Cómo disfrutamos de aquel maná familiar! .
Creo que en esos días empecé a descubrirme a mi mismo. La mezcla de soledad incluso en compañía; la limitación y la lucha por adaptarse sin perder la esperanza; las novedades e imprevistos que te va trayendo la vida; los pequeños momentos; la amistad y la estupidez humana; la magia de la creatividad; el aburrimiento. Son sensaciones que me han acompañado toda mi vida.

Yo aún no creía en Dios, eso vino después, pero ya es otra historia.

Recibe un abrazo y que disfrutes de tus padres. Has tenido una excelente idea con tu post.

Roge


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 18/08/2006 10:39:13 por McMurphy
Url: http://blogs.libertaddigital.com/McMurphy/
Buenos días mamita,
Hoy hace todavía más frío y tenemos el rostro y el resto del body helados. Las 2 semanas antes de venir mis padres hacía de lujo e incluso fui a bañarme un par de días. En todo caso lo importante como dicen ellos es que estemos juntos y disfrutando a tope. En Septiembre espero que haga bueno en España por lo menos la primera semana porque voy para allá a disfrutar de las ferias y no quiero llevar el paraguas a los toros. Un abrazo fuerte.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 18/08/2006 11:17:09 por McMurphy
Url: http://blogs.libertaddigital.com/McMurphy/
Estimado Roge,
Si, la mili merecería también algún artículo para volver a recrearnos en algunas experiencias. Yo la hice en mi ciudad y la verdad es que fue bastante cómoda aunque pesadísima y muy aburrida a partir de la jura de bandera ya que en oficinas no hacíamos absolutamente nada. Yo también aproveché a leer bastante y veo que coincidimos en los gustos respecto a Hesse y al maestro García Márquez (a Kishnamurti no le he leído todavía). Yo releeo de vez en cuando el “Lobo estepario” y cada año lo encuentro distinto y más rico. Últimamente leo a Milan Kundera (“la insoportable levedad del ser”). En la mili también leí mucha novela Rusa porque como dije, el tiempo sobraba para leer amplias novelas.
Respecto al autobús, la tuviste que armar buena eh amigo porque para que te dieran todo un mes en el calabozo…?
La soledad es un tema duro. Mi inercia es estar siempre un poquito solo aunque en U.K. en 2 años hice más amigos que en toda mi vida y siempre estaba rodeado de gente. Aquí me está costando mucho y a veces se hace duro. Pero por otro lado estoy evolucionando en otras facetas, hago yoga, leo, escribo, trabajo bastante…
Pero el gran descubrimiento por ahora sinceramente habéis sido vosotros y no sabéis lo que significa para mí y la alegría que me da los comentarios tan amables a mis posts. Eso es fuente de vida. Un abrazo fuerte amigo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 18/08/2006 14:34:50 por portu
Url: http://blogs.libertaddigital.com/portu/
estás entrañable y pacífico ... y además, contagias. Gracias, mac

--------------------------------------------------------------------------------

No comments: