Monday, 9 February 2009

03/05/2007 19:22:33 JC SUPERSTAR

Cuentan que el musical “Jesucristo Superstar” cumple 30 años desde la primera representación. La verdad es que yo no he sido nunca muy aficionado a los musicales, aunque en el cine recuerdo que me gustó mucho “Grease”, “Cabaret”, “Singing in the rain” y no mucho “West Side story”. Otra cosa son los documentales con música como lo que hizo Scorsese con “The last Walt” o “No direction home” que me parecen muy interesentes.



En todo caso, volviendo al tema del artículo, está claro que la importancia del mencionado musical u “ópera rock”, como se llamó en sus tiempos, no tiene nada que ver con el particular género que se haya realizado. En mi opinión, la importancia de esta obra radica en que de alguna forma abre esa vía que se está desarrollando actualmente a pleno rendimiento que no es otra que la “humanización” de Jesús de Nazareth. Este proceso que aspira a reinterpretar por diferentes intereses a Jesús y hacerle “comprensible”, comestible y maleable a nuestra imagen y semejanza. Un Jesús que hay que bajar de los cielos a través de erradicar halos y coronas, que pasa por una interpretación terrenal y metafórica de unas palabras, maquillada por una biografía en la que dibujamos hermanos y Magdalenas, y que desembocará por fin en el sueño dorado de la intelectualidad dirigente progre que no es otra que dar con la tumba del Maestro.



Con esto tapiamos por fin el cielo, deslegitimamos a la Iglesia identificándola con el Poder por el poder, empaquetamos el Mensaje en “filosofía de primera calidad” de un hombre bueno, ingenuo y fracasado, y, lo que es más importante, eliminamos la trascendencia y la posibilidad de completar al hombre reduciéndolo e identificándolo con la materia. Sabemos que un Cristo humano es débil, manipulable, al alcance de todos y por tanto susceptible de matarle en cualquier momento o vestirle a nuestra conveniencia de los disfraces que nos plazca: Cristo guerrillero, marxista, rojo, azul, hippy, coleguilla hoy y homosexual mañana.



Porque hay ciertamente muchas cosas en juego en el mensaje y muchas puertas se nos están cerrando con sutileza en este paseo Light con canciones pegadizas. En este paseo aparentemente bienintencionado que trata de secuestrar conceptos divinos para traerlos a nuestra playa de fango y allí ser modelados a nuestro antojo. Mencionando de nuevo al gran Scorsese me viene a la mente de la película “The last temptation of Christ”, basada en la novela del escritor griego Nikos Kazantzakis donde aquí se da un paso más en traer a Cristo a nuestro terreno a través de intentar explicar en términos humanos una transformación y una tentación. No me parece desacertado concluir que consecuencia de estas corrientes serían el panfleto del “Código Da Vinci” hasta la búsqueda de “la tumba de Jesús” que ha hecho últimamente Mr Scott. Naturalmente no conviene dejar pasar el producto patrio de “caballos de Troya” y similares.



Y me parece que conviene no engañarse mucho, y sobre todo no engañar a los demás con trucos de falsas buenas intenciones y acciones. Es fácil vender el mensaje, el atractivo mensaje, de que todo este proceso artístico no es otra cosa que un “acercamiento” hacia la figura de alguien que ha sido muy relevante en la historia cuando en lo que realmente se desemboca es en el deslavado atroz de algo más que una idea.



Pero claro, el ser humano está lanzado, la raza está en control de la movida y nuestro altísimo nivel intelectual no puede aceptar palabros para niños como Fe y otras abstracciones. Estamos en nuestra época, en otro famoso Humanismo (palabra que en la práctica supone casi siempre una degeneración increíble de lo humano) que busca reducir la Realidad a lo que cabe entre nuestras cejas y orejeras creadas por libros indigestos y vanidad abundante.



Porque en el fondo este cambio, esta nueva artística aproximación a lo sublime, llegó el día que nos levantamos descubriendo que no entendíamos la mirada de los santos, que no tenía sentido lo que dicen los místicos, en fin, que la sublimidad y las palabras altas del lenguaje quedaron para libros de polvo en librerías olvidadas.



Nuestros antepasados si que lo entendieron, y por eso fueron capaces de pintar, esculpir y crear esas facciones que sintetizaban la infinidad del sentir.

Nosotros hemos construido una época que limita al norte con el llanto y al sur con el orgasmo. Así hemos encogido los sentimientos y se ha producido una reducción de la realidad a nuestro instinto que nos está convirtiendo en autistas, ensimismados, insensibles.



Nosotros tiramos como podemos con nuestros “iconos superstars”

Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 03/05/2007 19:52:20 por Caminant
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Caminant/
Bastante razón tienes en esto que dices,pero así ha derivado,degenerado o acontencido,que no sé bien que adjetivo,verbo o situación se ajusta más.
Recuerdo que desde mi fe vi Jesucristo Superstar(no gustándome nunca lo de superstar)como una manera más de rezar,de intentar acercarme al Jesús en el que creo,el de Cesarea,Getsemaní y el Calvario...

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 03/05/2007 19:58:13 por mursiya
Url: www.mursiya.com
Sí, señor. y abundando en el tema, ¿qué le parece el libro de vidal titulado "Judas y Jesús"? besicos

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 03/05/2007 21:02:52 por ttesk
A mí si me gusto Jesucristo Superstar musicalmente hablando. No me parece mal que se acerce a Cristo a los jóvenes, pero de ahí a considerarlo como el coleguilla del barrio hay un abismo.
Abrazos. Ya te informaré de la reunión.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 03/05/2007 22:19:01 por Cualquie
Buenas noches, Mac. El comunismo quiso, y sigue queriendo, convertir a Cristo en un comunista. Tanto ha sido así que hasta algunos curas se han identificado con el comunismo. Sin embargo, siempre hubo una abismal diferencia. Mientras que el comunismo defendía al trabajado, Cristo hablaba en favor de los pobres; no es igual, aunque haya trabajadores que vivan prácticamente en la pobreza. Marx ponía en una balanza los músculos del hombre y sus horas de trabajo y establecía una proporcionalidad directa con lo que debería de ser su sueldo. Pro eso el comunismo ha olvidado siempre a los emndigos, a los enfermos mentales y a los alcohólicos vagabundos que no producen nada para el sistema. El comunismo traduce al hombre en una máquina y, si ésta no rinde, merece el olvido en el mejor de los casos; y en el peor la tortura y la muerte. Por otra parte Cristo nunca obligó a ayudar a los pobres, invitó a ello sin forzar a nadie y mucho menos lo hizo con violencia; y así se refleja en el Evangelio.
Hay mucha diferencia, demasiada.
Un fuerte abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 04/05/2007 00:13:19 por Veedor
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Veedor/
Hablaba en parábolas para no ser entendido por todos y ahora quieren, tanto unos como otros, que esté "al alcance de todos".

Saludos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 04/05/2007 00:20:20 por mami_ta
Hola Murphy.
Yo también pude admirar "Jesucristo Superstar" en mis tiempos mozos y recuerdo que hubo partes que me gustaron y otras que no.
En aquellos tiempos no me planteé si el trato al personaje era decuado o no, pero tampoco hizo que se tambaleara mi fe.

Efectivamente, se está sometiendo al cristianismo a un acoso de desprestigio, ridiculización y menosprecio, por algo será.
En el mensaje evangélico están las respuestas a las grandes preguntas que el hombre se hace, en Jesucristo se encuentra el sentido a la vida, de la lucha diria que tanto nos agobia y amarga, también en Jesucristo se encuentra la liberación de tantos complejos, angustias y frustraciones, así como una forma de vida y de percepción de la existencia en la que no caben la manipulación, el vértigo por el consimismo, el ansia de poder y el desenfreno que hoy rigen los valores de la mayoría.
Al poder no le interesa que el hombre tenga una meta espiritual que se pueda poner por delante de metas terrenales, no le interesa una moral sensata, unos postulados sobre lo que debe ser y lo que no debe ser porque eso supone un freno a la ambición. El PODER pretende gobernar también las conciencias, por eso quiere aniquilar, manipular y chantajear todo sentido religioso que pueda hacerle sombra.

Naturalmente no saben en qué terreno se han metido, porque desconocen la fuerza del Espíritu, no han contado con que esas actitudes refuerzan la espiritualidad y fortalecen las creencias, hacen surgir en las conciencias la necesidad de acercarse más a Dios y sentir su Amor.

La abuela dice que el maligno se está apoderando del mundo y yo le contsto que el Señor está permitiendo que acampe en su creación para que descubramos la debilidad de nuestra fe, que reconozcamos la ambiguedad en que nos hemos movido en la construcción del Reino y para despertarnos de la apatía que tenemos para acercarnos a ÉL. Necesitamos ese aldabonazo para despertar y empezar a reconstruir la verdadera Iglesia. Esoy convencida que con estos ataques, con esa campaña programada de desprestigio y devaluación de lo religioso, en realidad nos están ayudando a despertar y ponernos ne marcha.

De todas maneras, ya sabemos por las escrituras que hemos de enfrentarnos a horas difíciles pero estamos advertidos de que no debemos dejarnos llevar por las adulaciones o grandes prodigios.
El que tenga oidos.......
Muchos besos.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 04/05/2007 00:50:47 por Roge
Estimado McMurphy,

personalmente siempre me ha interesado comprender el punto de vista de los demás, asumiendo que en general no hay una mala intención detrás, es decir, que no mienten cuando describen su percepción y evaluación de la realidad .
En ese sentido puedo entender el contemplar a Cristo de las maneras que tan bien relatas en tu post.

Lo que me interroga es como construir con el material que hay, con esas personas que opinan diferente.

El tema de la evangelización hoy en día me cuesta mucho de comprender.

Bueno, recibe un abrazo,

Roge

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 04/05/2007 14:55:48 por McMurphy
Querido Roge,
Creo que la idea que he intentado expresar no es ya la del respeto o crítica hacia las ideas de nadie o sus puntos de vista.
El artículo es un ataque hacia un método particular de pensamiento que puede ir encuadrado dentro del maltratado concepto “humanismo” que se basa en intentar atrapar cualquier tipo de Realidad y hacerla manejable a través de su traducción a términos humanos-demasiado-humanos.
Creo que la forma actual de pensamiento, la búsqueda el sentido de las cosas a través del reduccionismo a lo humanamente comprensible (intelectual) no funciona. El método científico va por ahí. Si de la compleja Realidad solo acertamos a intelectualizar el 10% de ella, consideramos que ese 10% es verdad y el resto no interesa porque nos resulta inasequible. Puede ser ignorado.
El caso de JC es muy interesante porque de las dos dimensiones humana y divina, la segunda queda inmediatamente fuera con la anterior forma de pensar. Superstar y otros productos son la consecuencia de esto. Ni bienintencionado, ni malintencionado, simplemente falso.
El arte religioso en épocas anteriores dejaba puertas más abiertas a un entendimiento superior: alguien “entiende” la mirada de un santo, los poemas de los místicos? En fin, ese territorio que invade lo sublime, que nunca será explicado a menos que se viva en ello?
Mi queja es que, sin culpabilizar a nadie, estamos viviendo y pensando de forma equivocada. Y en el fondo es una cuestión de orgullo humano. Y la diferencia entre pensar de arriba abajo (descubrir la verdad) o de abajo a arriba (construir nuestra verdad). La primera haría un mundo habitable porque engloba a todos en la humildad. La segunda es un laberinto de acuerdos porque cada uno tiene su verdad).
No se mi trato de explicar porque es complejo. Perdona el rollazo.

Es viernes, el lunes será fiesta en la isla, hace sol y veo a través del ventanal de mi despacho a una muchacha impresionante que acaba de pasar.

Un abrazo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 04/05/2007 20:55:50 por Roge
Estimado McMurphy,

comentas:

"El caso de JC es muy interesante porque de las dos dimensiones humana y divina, la segunda queda inmediatamente fuera con la anterior forma de pensar. Superstar y otros productos son la consecuencia de esto. Ni bienintencionado, ni malintencionado, simplemente falso. "

aunque siento la fe como tú, también creo que no podemos afirmar tajantemente que ese modo de percibir(no ver la dimensión divina)sea falso. Puede no serlo, y nuestro sentir puede ser el equivocado.
Hace unos días introducías en el blog de Visconti la interesante cuestión de las diferencias entre el cristiano por educación desde la infancia y el converso (la metanoia que él mencionaba).Quizá la posibilidad de contemplar que nuestra fe puede ser falsa aunque no lo sintamos ni lo creamos, ni dudemos en lo íntimo, ni nos desestructuremos por plantearnoslo, sea una diferencia. O quizá lo que influya sean factores de personalidad. No lo se, lo cierto es que a mi me ocurre que puedo ver con tranquilidad y comprender que para alguien que no tiene experiencia de Él, Cristo puede haber sido sólo un buen hombre, o incluso no haber ni existido, o que el cristianismo en una mas de las múltiples filosofías y espiritualidades creadas por la mente humana.
Cuando yo no tenía la experiencia de Él, pensaba sinceramente lo mismo.

Bueno, recibe un abrazo y menuda ventana tienes, ¿mar? y chicas guapas de un lado y un maratoniano de craneo brillante, real y metafóricamente hablando, del otro,

Roge

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/05/2007 21:49:22 por Persio
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Persio/
Nos creemos mejores que nuestros antepasados. Y somos peores.
Ni sensibilidad artística ni religiosa. Sólo televisiva.
Ellos sentían el mundo. Nosotros sólo pasamos la mano por su lomo. Y ni siquiera lo acariciamos.

Abrazos, Mac

PD.- ¿Se avecina un largo verano en Hispania?



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/05/2007 13:23:42 por Visconti

Está vuesa merced en lo cierto; el post es impecable.

La versión superstar de Cristo, como la versión Ché, es una penosa deformación de la misma figura de Cristo. Como si Roy Lichtenstein dibujara a sus marylins espumantes sobre un cuadro del Greco. Gustará más o gustará menos, pero algo es seguro: no será un Greco.

El Cristo naïf superstar que nos presentan es lo mismo. Le han amputado de tal forma que lo han dejado irreconocible, desfigurado.

Todo esto tiene mucho que ver con lo que ya hace bastante tiempo escribía Karl Löwitz sobre el nihilismo europeo: "Evidenciar por todos los medios del arte y del espirítu la nada del ser humano moderno ha sido la tarea principal de escritores y creadores, cuyas obras agotan las posibilidades de la novela. Todos ellos ya no crean un mundo verdaderamente humano sino que sólo analizan embrollos intelectuales, reacciones psíquicas y circunstancias sociales". Y, como dice N. Berdiaeff, hasta la teología y la filosofía modernas, tan cultas y refinadas, no son más que una evidencia muy clara de la deshumanización del ser humano.

De modo que yo estoy tan contento de seguir siendo un griego y un papista; pagaré el precio que me cobren por ser pre o anti-moderno; y en paz.

Un abrazo, figura.




--------------------------------------------------------------------------------

No comments: