Monday, 9 February 2009

05/02/2007 13:00:56 Apocalypto

Ayer fui a ver la última película de Mr Gibson que, como ya sabemos por la publicidad generada, ha provocado cierta controversia entre ciertos sectores, sobre todo entre los movimientos indígenas y la izquierda progre. A Gibson le tienen ganas desde “La Pasión”, esa película “gore”, como la llama la izquierda que adora a Tarantino.

Apocalypto es una gran película de acción. Muy al estilo del director: travellings, primeros planos, movimientos excesivos de cámara para dar sensación de vértigo, uso de la cámara lenta… Personalmente, me cansa cuando la cámara se mueve mucho, yo prefiero la acción clásica de John Ford que hace prácticamente imperceptible la posición de la cámara; pero bueno el cine moderno va por otro lado y creo que Gibson lo hace bastante bien. La película dura 2 horas y creo que mejora mucho desde la mitad hacia el final.

Desde el punto de vista ideológico se puede analizar desde muchos puntos de vista. Juan Manuel de Prada escribió un magnífico artículo hace unas semanas tomando como referencia la frase de W Durant con que se abre la película: "Una civilización no es conquistada desde fuera hasta que se destruye ella misma desde dentro".

En este caso se analiza la civilización Maya como ejemplo de autodestrucción hasta la llegada de los españoles. (Que, por cierto, en la película no se toma ningún tipo de postura frente a ellos. Simplemente se les ve llegar, sin más)

Podremos verla también como una reflexión de la lucha del hombre en su supervivencia contra la naturaleza y contra el mismo. En este sentido, la jungla, las cataratas, el reino cruel y hermoso del entorno natural es, en mi opinión la gran protagonista de la película. Vemos al hombre, a la tribu, en total interdependencia con la hostilidad de selva para fraguar su vida. Se ve la caza, la relación entre los miembros y las relaciones de poder y conquista entre tribus hasta llegar al punto fundamental del sacrificio humano para adorar a dioses sedientos de sangre que otorgan favores en función del número de víctimas ofrecidas. Es decir, la aventura épica y mítica del hombre desde sus orígenes.

Por supuesto las fuerzas ideológicas dominantes, el establishment no está contento y acusa a Gibson de mentir y de exagerar en sentido peyorativo la cultura precolombina.
Lo esperábamos y no nos deben de sorprender este tipo de críticas.

Venimos diciendo que todo el totalitarismo actual tiene una dirección ideológica muy clara que parte del Paganismo para desembocar en la Utopía (ya escribí un post dedicado a los “Neopag”). El mecanismo de esta farsa simplemente explica que toda la Historia está creada por los Poderosos, los Imperialistas (Imperio Cristiano), los conquistadores, la raza blanca… que, utilizando todas las herramientas en su poder, sea religioso, económico…han matado la inocencia esencial del individuo para crear una estructura injusta de la que, si somos buenos, nos van a sacar Zapo y Pepiño entre otros. Es decir, por aquellos que no son historia, son enviados para salvar la historia.

Evidentemente ese planteamiento se nutre de dos hechos básicos: las culturas indígenas entendidas como vergeles de bondad y socialismo solidario antes de ser destruidas por los Imperialistas Cristianos; y por otro lado la mitificación de los pueblos “históricos” que el Imperialismo ha cubierto pero que comienzan a resucitar desde el último siglo en forma de Nacionalismo. Es decir, la historia de verdad pertenece a los que no han podido escribirla, porque el Latín, español e inglés, principalmente han sido las lenguas depredadoras que han tragado al resto. Lenguas asesinas. Y los pueblos destruidos han sido sublimes, “los parias de la tierra” que canta la Internacional.

Pero claro, los problemas comienzan a desvanecerse cuando empezamos a investigar y vemos que las culturas del “buen salvaje” no son tan lindas como parecen. Que hay incestos, sacrificios y sed de sangre. También parece que los nacionalismos no tienen tanta historia como parece, en fin, que el chollo de beber de las aguas muertas de la Historia, negar la evolución y desembocar en la Utopía de las frases efervescentes y universales no es tan fácil, o tan cierto. Y reconozco que es una forma de pensar muy audaz que da mucho juego porque evita ensuciarse las manos en el fango del tiempo para simplemente decir, como un niño malcriado e inmaduro: esto no me gusta, ustedes son malos (el otro, el mítico otro), yo no tengo implicación con la Historia, adoro lo que nunca pasó y mañana seguiré juntos soñado con las grandes palabras aunque me quede millones de camaradas muertos en Siberia para velar por mis delirios.

Miren, no creo yo que se nos oculte, salvo para los “ismos”, que una grandísima parte de la Historia consiste en la cronología lírica de una matanza, un sudario envuelto en poemas que glosa el desarrollo de un animal que aspira a ser divino. Un animal que quiere controlar el universo pero que no entiende la tierra ni la entenderá, que su relación con la realidad se basa en un cerebro potente pero sin terminar y que tiene que comer y defecar todos los días. Y dependiendo de su nivel de renta come caviar, pollo, lechuga o a un semejante si se da la circunstancia terrible del hambre.
Si, eso somos. Ni orgullosos ni arrepentidos. Hemos hecho cosas sublimes y detestables, pero al final hemos conseguido llegar hasta aquí (todos) y no creo que sea una buena solución destruir todo un legado positivo para inventar un mundo ficticio que solo satisface intereses muy particulares.

El problema es que, como dice mi amigo Seamus, “History is a whore” y todos los totalitarismos beben abusan de ella para saciar su legitimidad.

Y creo, sinceramente, que lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es tratar de entender, no hacer apología de nada y tratar no ya de interpretar, sino de comprender lo que somos y por qué hacemos lo que hacemos. Asumir la historia es no ocultar la verdad, ser humildes y conscientes de que lo hemos hecho entre todos.

Y el resultado final es mucho mejor de lo que nos están haciendo ver.
Y cuanto más se investiga más vemos que no somos tan cabrones, after all.



Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 05/02/2007 13:31:35 por procura
Ayer fui al cine pero en lugar de ver la de Mel, ví la "En busca de la felicidad". Un poco lenta pero un bonita historia de superación personal. He leido críticas sobre Apocalyto y las hay para todos los gustos. Por supuesto que a la izquierda progre no les gusta, pero qué le vamos a a hacer. Otras dicen que los españoles, aunque no mencionados, quedamos bien, ya que la civilización que destruímos se estaba autodestruyendo, como mencionas. Pueblo salvaje, de sacrificios humanos, primitivo en pleno siglo XVI europeo. Contrastes pero realista, una visión clara de lo que fue aquella civilización, no tan civilizada como la gente se cree.
Magnífico tu post de hoy.
Un fuerte abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 13:44:38 por McMurphy
Gracias Procura. (Creo que el post me ha salido un “poco alborotado”, lo escribo sin corregir y hay muchos fallos).
Es un tema complejo porque evidentemente el hecho de “descubrir” la historia levanta ampollas a los progres que han mitificado al “buen salvaje” y a los pueblos oprimidos..
Por otro lado nadie quiere ocultar los abusos. Lo que intentaba explicar es que todos, como raza estamos muy implicados con todo lo que ha pasado y que es importante llegar al punto de analizarlo con honradez.
El gran cáncer es la visión manipulada y partidista de la Historia: ni el pasillo divino que inventa el fascismo, ni la destrucción total que hace la izquierda. Un abrazo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 13:48:58 por Caminant
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Caminant/
NO la he visto. No puedo opinar. Vi la Pasión. No me identifico con ella como película cercana a los Evangelios. Supongo que el hecho de la crucifixión es una cosa y la Pasión y Redención es otra..(No me gusta Gibson)
En cuanto a las sociedades,hay que hurgar mucho,sacar muchos datos,ver distintas versiones,y aún así,la historia toma siempre determinados giros.
Los pueblos felices y limpios no existen,por desgracia,pero sí pueden ser mejorables,y eso es un importante reto.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 13:54:29 por Arturito
"La historia no demuestra nada, porque contiene todo" - E. Cioran.

I beg to differ...

La especie humana ha vivido siempre, y sin excepción, en condiciones más bien penosas: siempre unos, en mayor número, han tenido que vivir bajo el poder de otros o de otro, trabajando los más para los menos y siendo objeto de vejaciones, malos tratos y violaciones por parte de “la raza de los señores” (que van ya no sé cuántas) o de sus caciques, o los individuos de un sexo tenían que vivir sometidos a los de otro, con desprecio, servicialidad hasta el servilismo, acoso o abuso.
Y esto al menos desde que entre el 9000 y el 7000 A.C. se empezaron a agrupar en minúsculas “ciudades” los humanos (Jericó fue una de las primeras), lo cual suponía jerarquía administrativa, aristocrática y militar; más una clase de escribas que pensaban por todos. Y pensaban astuta y partidistamente una organización injusta de los recursos, de la distribución de la riqueza, del trabajo y de los excedentes. Pues la población no privilegiada era de otra etnia o de otro grupo, sometidos de diferentes maneras (por lo general mediante lenta infiltración/ocupación de un territorio peor defendido, o más rápida y drásticamente por una guerra) por las castas militar y aristocrática que habían perdonado la vida a los sometidos y capturados.
Y esto se perpetuó hasta hoy, y se lo llamó “orden”, y fue adquiriendo la justificación de algo normal e inmutable, justo y obligado: “las cosas son así”… y han de seguirlo siendo or else.
Nunca han sido todos los humanos dentro de cada grupo, tribu o sociedad iguales en derechos, ni en dignidad, ni en trato, ni en retribución por su trabajo o respeto a su integridad o a su prole. Sus hijos, como cachorros de perro, eran requisados antes o después para servir a otros o para morir en guerras, en ejecuciones capitales o en espectáculos sangrientos… y, a su vez, esos niños y los jóvenes vivían sometidos a una patria potestad omnímoda que ni siquiera pretendía educarlos, sino amaestrarlos y utilizarlos como mano de obra (el cariño en la familia tardó milenios en descubrirse o desarrollarse y sentirse como una cuasi obligación).
Los niños eran despreciados y carecían de todo valor y dignidad. Por eso en diferentes relatos bíblicos de invasión y de saqueo es un tópico leer que los infantes serían ensartados en picas o estrellados contra los muros (a abortarlos en nacimiento parcial no llegaban), las muchachas serían violadas o tomadas por concubinas y los muchachos expuestos en el prostíbulo.
Cuanto más la sociedad y los estados se organizan de forma diferenciada, tanto más aumenta la alienación de los muchos: ya sean dinastías principescas, cuerpos de escribas y poder coactivo militar, mercaderes, terratenientes y aristócratas, todos sienten desprecio hacia los inferiores y los siervos, y la sociedad se estructura en forma piramidal y de cotos cerrados, cada uno con su prestigio y sus líderes, representantes emblemáticos y poderosos, pero todos sirviéndose de la mano de obra alienada: el pueblo, la masa, el artesanado o ya los siervos de la tierra y los esclavos sin ningún derecho, o los parias.
El respeto al ser humano era tan débil que hasta en la Inglaterra del siglo XV podía un extranjero sin “sponsor” inglés ser incautado por un pillo que lo vendiese como esclavo, con total indefensión, mientras que en el siglo XII el Loira había estado por las noches abarrotado de transportes fluviales de esclavos cazados en las islas británicas con destino a Bizancio, Bagdad, Damasco o Córdoba.
Y poblaciones enteras de zonas derrotadas o agrupaciones nómadas podían ser reducidas a esclavitud del modo más sencillo del mundo; el destino de todos los prisioneros de guerra era la muerte o la mutilación y (tras ella o no) la esclavitud. Nadie podía sentirse seguro de no ir a perder independencia y sus derechos en cualquier lance ( y hasta su potencia viril, en algún centro de castración de esclavos) de los muchos establecidos por los gobiernos o por las empresas de trata de prisioneros o producto de la caza del hombre).
El mundo humano y civilizado se ha organizado en todas partes (y como por necesidad “física”) sobre el dominio cuasi tiránico de unos sobre otros, las esquilmaciones de señores y del estado (rey o emperador, khan o sultán) y la indiferencia hacia el dolor y la condición de los así sometidos: estaban “destinados” a ello…
Y la mayoría de las religiones evolucionadas justificaban más o menos de lejos este estado de cosas; a lo más, el buda siente compasión, pero rehúye el dolor; y los estoicos pregonan la igualdad por naturaleza, pero nadie mueve un dedo ni motiva a cambiar las cosas.
Parecía haber caído un velo tupido sobre los ojos de los responsables de la gestión religiosa para ver las implicaciones humanas y sociales de todas las creencias que cuestionan la consistencia del mundo organizado por el poder humano. Todas las religiones han pretendido salvar de algo amenazador pero, salvo los rituales, se han manifestado impotentes e ineficazmente desinteresadas en lograrlo plenamente. En el cristianismo porque se ha temido, no se ha querido en serio y con todas las consecuencias cambiar las cosas; la necesaria pertenencia, en épocas de confusión y penuria, de los jerarcas y prelados a las “clases dominantes” (los únicos que sabían leer y escribir, junto con los letrados asociados y asimilados a ellos), dio al traste con su eficacia social. Obispos provinientes de clanes guerreros veían y sentían como lo más natural del mundo mantener intactos los privilegios y la posición social de clase (de su clase): y de esas edades oscuras salió el cristianismo socialmente adulterado por un estado de cosas tan inveterado como injusto.
Lo mismo ha ido ocurriendo a los ilustrados, marxianos o anarquistas de diversa filiación. Es el acceso al poder lo que obnubila la mirada para ver lo más flagrante y doloroso de las sociedades. Siempre les parece a los que gobiernan que “las cosas son así y no pueden ser de otra manera”, aunque la mayoría se vea oprimida, depauperada, engañada y encima, despreciada. There.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 14:16:58 por Persio
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Persio/
El asunto de los sacrificios humanos es lo que diferencia a las otras civilizaciones respecto de la judeo cristiana. Que se lo pregunten a Isaac.... Las civilizaciones indígenas, las orientales, las socialistas o socializantes; todas lo mismo. Un sacrificio a cambio de una hipótesis de futuro.
Las epopeyas de España e Inglaterra a lo largo del mundo son grandes gestas civilizadoras. Lo demás son cuentos.
Un fuerte abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 15:40:53 por vistaspa
Hola Mac, muy acertado igual que Persio, no asi Arturito que desd mi punto de vista refleja una visión de la historia, con errores y poca cosa cosistente con respecto a lo conocido por la arqueologia, bueno un abrazo a todos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 15:46:23 por McMurphy
Hola Cami, La Pasión es una película muy curiosa. De alguna forma se vendió como una versión totalmente fiel a los Evangelios pero enfatizando la violencia. Yo creo que no fue así porque hay muchos elementos simbólicos introducidos por Gibson y que se basaban en las visiones de una monja alemana y que no tiene nada que ver los Evangelios.
A mi, he de decir que me gustó bastante excepto en el exceso de la cámara lenta, planos muy elaborados… es decir, de la forma que tiene de rodar.
Respecto a los pueblos, pues tienes razón. Lo importante es la labor de perfección que sin ninguna duda debe de pasar en mi opinión por dos valores: Tradición y Dios. Un abrazo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 16:00:58 por rosalbus
A lo mejor lo que molesta en el fondo es que no hayan sacado al típico español comeniños a la francesa.
Gibson se lo curra. La pasión, me gustó, en su dimensión humana - como apostilla Cami- afortundamanete ninguno hemos estado en una tortura en primera persona para poder decir lo exagerado o no que es. Y los pueblos precolombinos también estuvieron el tiempo suficiente para hacer de todo, bueno y malo. Debió ser algo así.
En fin, todo lo que no sea criticar a la Old Europe es susceptible de ser racista o tendencioso. Efectivamente, History is a "bloody" whore, diría yo, y dices tú.
Pienso verla... Anyway
Saludos, Mc.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 16:13:06 por Magali
Cada vez noto más nerviosismo entre los progres, acostumbrados a que nadie les cuestionase su interpretación de la historia y de la cultura. Ahora se quedan bizcos al notar que hay quien se las sostiene tiesas y no se le mueve un músculo de la cara ante sus histerias ortodoxAS.
En fin, Mc, me gusta mucho lo que escribes.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 16:49:06 por McMurphy
Hola Vista, la película me hizo reflexionar mucho respecto a la relación y la actitud del hombre ante la Naturaleza hostil. La lucha tremenda por la supervivencia que parte de la cacería hasta el sacrificio humano. Es una película que te introduce en la jungla y no te saca. Un saludo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 16:50:08 por McMurphy
Gran Persio, los apóstoles de la New Age, “el buen salvaje” y la ideología del buen rollo, deberían ser más estrictos con la verdad.
Gibson da en la clave, sabe donde hay que tocar y como. Es muy fácil la ideología que se está haciendo desde los 60 más o menos con el neopaganismo tratando de idealizar “lo natural” en contraposición con el esfuerzo civilizador para compartir valores. Nadie dice que se hayan hecho las cosas “perfectamente”, por eso es bueno que estos “ideólogos” tengan más humildad y analicen la historia con más cuidado. Un fuerte abrazo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 16:56:51 por McMurphy
Hola Rosalbus,
Tienes razón, la expresión exacta es “bloody whore” sobre todo por el doble juego del “bloody” sangriento y maldito. Te recomiendo ir a verla porque aparte del mensaje es una gran película de aventuras, muy bien contada. Quizá con más sangre de lo necesario y lo que comentamos de la cámara (que eso es muy subjetivo, claro).
Los paisajes son tremendos: cataratas, las pirámides… Supongo que en España la podrán subtitulada porque está rodada en lengua indígena. Un abrazo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 17:06:23 por McMurphy
No sabes la alegría que me da verte por aquí y tus cariñosas palabras, Magali.
La “ideología” progre nos ha comido la moral desde hace mucho tiempo, hay que reconocerlo. Han sido capaces de comernos el terreno, cambiar la Historia a su conveniencia, ridiculizarlo todo y lo peor es que nosotros, en muchos casos, o nos hemos quedado callados o hemos sonreído confusos.
Ahora estamos espabilando, contestamos y se quedan sin discurso. Porque lo gracioso es que han creando sobre la nada, como buena parte del arte moderno. No hay un sustento ni sentimental ni práctico, solo hay un gran prejuicio que se basa en un paganismo inocentón y falso y desemboca en la Utopía, palabra mágica en la que cabe cualquier cosa que suene bien. En fin, gracias de nuevo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 17:38:14 por Visconti

Pues estamos de acuerdo, MacMurphy. Y es que tenemos un problema: el falseamiento sistemático de la historia, su retorcimiento más grosero. Los progres, como se ha visto con la Ley de Memoria Histórica, lo que se dice memoria, tienen poca o ninguna y por eso se entretienen en tomar al asalto liceos y escuelas donde se adiestran en echar cal viva sobre la literalidad de la historia, deformándola hasta hacerla irreconocible.

Hace poco más de un año publiqué en otro medio un artículo sobre esto mismo que titulé "Langostas". Lo voy a editar a continuación, para mayor abundamiento del tema que vienes abordando. Por cierto, muy interesante lo que cuentas.



Langostas (28/10/2005, Debate 21)


Según las estimaciones más modestas –publicadas por Krickeberg y sus colaboradores- el número de personas que fueron sacrificadas con ocasión de la consagración de la última reforma del templo principal de los aztecas en Tenochtitlán en el año 1487 superó las 20.000, las cuales fueron ofrecidas como sacrificios humanos al dios Sol en sólo cuatro días. Al parecer, el Sol vivía de la sangre que brotaba de los corazones humanos y sólo con esta amena victimación podía detenerse la destrucción del mundo. Normalmente estas gentes eran desolladas con toda tranquilidad aunque en algunos casos, como a los dioses de la lluvia -que eran concebidos como enanos- se les sacrificaba niños pequeños a quienes se ahogaba por grupos en fuentes y charcas y en determinados lugares del lago Tetzcoco.

Y viene todo esto a mi memoria a propósito de la recurrente cantinela que día sí y día también llega a nuestros oídos a cuenta del pretendido destrozo que produjo España en Iberoamérica en los tiempos del Descubrimiento y que todas las Rigobertas del mundo mundial nos recuerdan insistentemente en el poco tiempo que les queda mientras cobran un cheque y van a buscar otro. ¡Ricos, nos hemos hecho ricos! le gritaba atropelladamente Romanones a su secretario cuando recibió la noticia de su nombramiento como Presidente del Consejo y son éstas turbaciones placenteras que persisten en todo tiempo cuando uno o una cree haber dado con la gallina. Y es que al decir de estos justicieros vengadores, los españoles pasaron por aquella tierra virgen y jubilosa como una nube de langosta a lomos del viento de oriente y todo fue maltrecho o asolado ciertamente. Como un oficio de tinieblas, desde luego.

Y no es que uno quiera eludir los crímenes y violencias que se hicieran, pues se hicieron y ahí están; y de esta parte no hay descargo: indultos, los justos. No, no es eso. Lo que resulta bastante doloroso, o simplemente inaceptable, es que al tiempo se ampute la realidad mostrando una figura irreconocible. Nada que decir entonces de la organización de la ganadería y el comercio, de la creación de universidades y audiencias, del desarrollo textil o naval. De eso no se habla. Como ninguno hablará tampoco del fatal retroceso de esos pueblos desde que a los españoles les sacaron de allí a bastonazos.

Pero ni siquiera el novelón se parará ahí. También será necesario sacar la mentira a pasear con sus dorados galones y abalorios, y en traje de etiqueta, y alzarla en relumbrantes peanas precedidas de pífanos y alianzadas panderetas. Y así nos enteraremos de que el universo azteca era como la nueva Jerusalén o un principado de felicidad completa, en la que los hombres vivían hermanados bajo la amable mirada del sol y de la luna; y de las estrellas, sólo faltaría. Y la madre tierra y el viento amigo acogían en su regazo de bondad la misericordia del vivir y todo era como una celebración o una parusía; un poco precipitada, claro.

Y uno se queda como idiota cuando se entera de las pequeñeces que acontecían por Tenochtitlán cinco años antes de que guerreros de destellantes armaduras y rostro fiero desembarcaran por ese edén para fagocitarlo todo, pues como devoradores eran; langostas, hemos dicho. Y entonces uno se da cuenta de cómo la mentira, y la impostura misma, han cogido al mundo por el pescuezo y se lo retuercen y lo ahogan enteramente. Como a esos pobres niños asesinados en grupo en las charcas del lago Tetzcoco y que aliviaban con su postrera sonrisa el sanguíneo temperamento del Sol, y sus nerviosas pasiones.



Un abrazo y enhorabuena por el texto.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 18:11:20 por mami_ta
Hola Murphy.
No puedo opinar de cine, no entiendo nada de movimiento de cámaras, planos y esas cosas. Ante una película lo único que entiendo es si me gusta o si me disgusta.

En principio Mel Gibson no me cea bien, pero tampoco tengo elementos de juicio para ello, es instintivo.
No he visto la película, tampoco vi La Pasión. No soporto imágenes de crueldad, sufrimiento o miedo. Yo voy al cine a entretenerme, no a pasar un mal rato.

Como soy ignorante en muchas cosas y, en este caso, en descubrir calidad artística en una película, pues no opino y en paz. Con mayor razón no habiéndola visto.

Ahora, leyendo tus reflexiones sobre las reacciones de los progres y su manera de intrepretar la Historia, siempre a su favor y negando hechos que puedan favorecer a otros, ahí sí que opino.

Las historia humana está sembrada de pasiones que, ambientadas en determinadas condiciones geográficas, ideologías políticas o religiosas y aderezadas por condiciones de vida más o menos miserables, han generado lo que hoy conocemos y sufrimos. ¿Cómo podemos juzgar interpretaciones de nadie si lo que se hace es interpretación igualmente? Los progres rechazan una determinada exposicón de los hechos y pretenden que la suya es la verdadera y objetiva razón. A eso no se le puede llamar objetividad, es miseria intelectual.

La crítica a la película puede hacerse desde muchas vertientes, incluso desde la histórica porque existirán muchas lagunas para entender debidamente aquella civilización. No obstante, si los progres desprestigian la labor del cineasta me temo que será más por su militancia ideológica y religiosa que por lo meritorio de su arte.

Estamos en lo de siempre, se impugna la historia porque no les parece que refleje la verdad mientras, sus versiones manifiestamente desvirtuadas y manipuladas, sí, esas hay que admirarlas porque, aunque no reflejen la realidad, argumentan que en una obra de arte existe la licencia artística. Se trata siempre de tener razón.

Murphy,es un placer leerte, a ti y a los comentaristas, este rincón se ha convertido en una magnífica tertulia.
Un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 18:30:46 por McMurphy
Bueno, bueno, dear Arturito, he leído tu comentario unas cuantas veces porque ciertamente hay mucho material. Gracias por estos regalos.

Acordamos el poder como gran corruptor, como gran aspiradora que absorbe cualquier idea y la transforma en herramienta para derrotar al otro: desde el dinero hasta la religión, todo se usa para subir al trono, púlpito, consejo de administración… y desde ahí conservamos derechos de clase y derrotamos al adversario. Bueno.
El poder nace de la vanidad y busca la élite, la minoría selectiva que seleccione.
Estemos de acuerdo en que ha sido así. Que de alguna forma eso siempre está latente en nuestra condición. Pero también es cierto que en diferentes modelos de civilización se ha evolucionado, o autocontrolado, o compartido de forma diferente. Lentamente, o muy lentamente pero en algunas civilizaciones se ha progresado y en otras no, no crees?

En base a que se ha producido esa transformación? Yo creo que hay muchos factores que han frenado la ambición personal y han abierto puertas al otro. El Cristianismo ha dotado de una dignidad “oficial” a todo el mundo. Yo creo así se ha suavizado el instinto de poder aunque en algunos casos, como siempre, el poder ha absorbido el mensaje (y lo seguirá absorbiendo, of course).

En el fondo es la lucha eterna entre nuestra condición: animales depredadores que tenemos LA OBLIGACION de sobrevivir (matando si hace falta) y esa forma de pensar y actuar nos lleva al exceso (para mi eso es La ley Natural); y por otro lado el soplo divino que nos dice que hay que actuar “contra natura”, es decir amando a esa gentuza que tenemos por prójimo y velando por los demás.

Con todos los defectos, ha habido culturas que han hecho un gran trabajo en esa dirección y hay otras que no. Y sinceramente creo que nuestra civilización, la Cristiana, con todas sus miserias ha hecho un trabajo excepcional en portar al hombre con valores que van más allá de el mismo.
Y el esfuerzo que la Iglesia ha hecho por definir a la persona han sido proezas titánicas para elevar la dignidad del individuo.
Pero evidentemente esto es lento, somos como somos y sobre todo, estamos sin hacer, o sin terminar como especie, que esto se nos olvida siempre. No se si esto aporta algo al debate porque es complejo. (En todo caso me tengo que ir ahora a correr, sorry)


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 05/02/2007 19:08:55 por Arturito

Sí y no. No. Se ha hecho mucho bien, se han humanizado algunos criterios, pero seguimos estando muy mal. ¿Es hipócrita decirlo? ¿Cabía hacerlo mejor? ¿A quién le pedimos cuentas?

Hoy día pueden llamarse no ya cristianas, específicamente católicas, sin reserva mentalidades completamente opuestas entre sí e ideológicamente inconciliables, baste mencionar el anarcocapitalismo de Red Liberal vs. cristianos por el socialismo, los teólogos de la liberación vs. Hazte rubia, digo, “Oír”, los analistas cuantitativos del Opus Dei vs. los químicos analíticos de la asociación del Tamayo…en fin, piénsese sobre este cuadro sociológico y calíbrense las paradojas que de aquí resultan…

Desde luego resulta de primera necesidad pensar en ello y cada creyente ha de defender su genuinidad humana, según su criterio, y preservarse de los esquemas de pensamiento, que nada tienen ya que ver con la fe, de una u otra ideología, según él haya enfocado su vida creyente.

Lo que quiero decir es que no es posible, hoy al menos, ser simplemente católico o cristianos - y aclaro que en las iglesias reformadas, evangélicas, luteranas y calvinistas europeas reina parecida variedad ideológica, y que en América además surgen las sectas y los grupos culturales improvisados sin ningún título de crédito teológico, auténticos montillas o pepiños de la fe, no se puede ser simplemente tal o cual, decía, sin optar por una determinada ideología que enfoque, explique y aplique los contenidos de creencia a la práctica concreta, como no es posible aplicar una ley sin los correspondientes reglamentos que la interpreten. "Que otros hagan las leyes", se dijo El Enemigo, "mientras yo pueda hacer los reglamentos"...

Pero las ideologías ya no son de fe, ya no son fe, sino eso: ideologías, maneras humanas de interpretar la fe, normalmente para regocijo o consternación ajenas. Y en esta manera humana caben demasiadas fisuras y desenfoques, hasta convertir un sentido muy determinado a que apunta la fe en su contrario, como han hecho siempre los fundamentalismos con la humanización aportada por el Maestro.

Ni siquiera el impacto del cristianismo es unívoco, en resumidas cuentas. Y como la historia se repite indefinidamente y el hombre es como es, lo demás sale como sale. La Europa de Mozart y de Goya, de los palacios y de los filósofos, se va al garete y yo sospecho que no por sus virtudes.

No intervendré más, un saludo a todos y perdón por mis latazos.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 06/02/2007 12:25:28 por McMurphy
Hola Musa,
La definición del cine que has hecho es perfecta: “Ante una película lo único que entiendo es si me gusta o si me disgusta”.
Y es cierto, yo mencionaba los planos porque soy de los que cuando se compra un DVD tiene que ser con los comentarios del director para que expliquen como se hizo esta escena, la cámara, si los actores estaban borrachos cuando la rodaron… en fin esas cosas.
En esta peli hay mucha sangre, o sea que recomiendo que no vayas. Además lo importante lo estamos desguazando aquí entre todos.
También estoy de acuerdo en que el análisis de una civilización hay que tener mucho respeto porque siempre nos faltarán elementos de juicio para entenderla en su totalidad.
Ahora bien, aquí nos encontramos con dos puntos fundamentales que chocan con el pensamiento progre:
1.La conquista española de América, pilar fundamental de la “Leyenda Negra” creada por los enemigos de España y perfectamente asumida por la izquierda naZional.
2.Esta Leyenda sirve como plataforma y excusa al nuevo paganismo para explicarnos que los pueblos indígenas vivían felices y nuestra civilización de la Espada y la Cruz ha “pervertido” toda esa pureza.
3.Como consecuencia, cualquier tipo de interpretación que investigue y refleje que los pueblos indígenas no eran tan puros, les rompe la idea. Es decir, volvemos a la problemática del Imperialismo que, con todos sus abusos ha sido una herramienta de unificación de valores.
4.Respuesta de la izquierda: Mel Gibson es un borracho y un facha. Es decir, siempre al ataque personal y nazi.
Por cierto, el placer es leerte a ti, Musa. Tu eres fundamental en esta tertulia, en todas las tertulias.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 06/02/2007 12:42:54 por McMurphy
Querido Visconti,
Gracias por tu artículo. Muy cierto, muy cierto.
Pero mira, eso no importa para el progre. Al progre no le interesan ni los pueblos indígenas, ni el Islam, ni nada. El progre es un elemento que vive por y para la autodestrucción.
Y esto quizá suene duro y un poco extremo pero me parece que es así. El gran proyecto se basa en la destrucción de la cultura Europea, en la que el Cristianismo y España han tenido una basa fundamental.
Pare destruir eso hay que acudir a una nueva “ideología” que descalifique nuestra identidad y buscar aliados para tal acción.

La idea más audaz es moverse en los campos de lo imposible, de lo mágico, de lo indemostrable:
- El paganismo: la inocencia del ser, el buen salvaje, la bondad humana del individuo, todos desnuditos en la selva, fraternidad… Se mitifica este estado y se ocultan todas las informaciones que nos dicen que eso no era así. El humanismo naive.
- La Utopía: el no va mas, prometa usted todo: Egalit’e, fraternité igualité y olvide las guillotinas. Todo está abierto. No se corte y pida lo imposible.
- Aliados: Nacionalismos (desde dentro), Islam (desde fuera), “Pueblo” adoctrinado en LOES y LOAS.
- Objetivo: Divide y vencerás. Como los tiburones americanos en los 80. Destruya usted la empresa, la unidad y véndela de nuevo en pedacitos para la plusvalía.

En fin, un abrazo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 06/02/2007 13:21:43 por procura
Se manipula la historia, se quiere borrar y hacer la lobotomía al personal, se juega con nuestros ancestros. No lo entiendo. España fue lo que fue, imperio, dominador, hubo decadencia, tercios magníficos, conquistadora y colonizadora. Pese a quien le pese la historia está ahí y nadie la puede borrar.
Un fuerte abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 06/02/2007 13:53:01 por McMurphy
Arturito, de latazo nada, es muy interesante todo lo que dices y como lo dices.

Creo que no estamos tan lejos, sinceramente.
En el post dije que no tendríamos que glosar ni mitificar nada. Estamos haciendo lo que podemos y que el resultado final de nuestra civilización es muy superior al de otras que quieren ser modelos actuales para esa corriente neopagana que simplemente aspira a la destrucción de lo que hemos conseguido. No hay futuro en esas vías es, como tu dijiste hace tiempo, una ilusión de viernes por la noche.

Ahora bien, que vamos lentos, que seguimos abusando y siendo esclavos de nuestra condición de supervivientes, eso es rigurosamente cierto.
Paralelamente al progreso hay un corredor de muertos que nos observan, muy cierto. Por eso es importante ser humilde y no trazar demasiados puentes de gloria en la Historia.

Totalmente de acuerdo en tu análisis del cristianismo. La Fe ha sido sustituida por la ideología.
Por que? Por soberbia, por vanidad y por ambición, porque somos los reyes de la creación, hemos hecho muchísimos esfuerzos por separarnos de los animales y ahora vamos directamente a por Dios a destruirle de diferentes maneras: directamente por la negación o sutilmente creándolo a nuestra imagen y semejanza. Ambos caminos destruyen el concepto.

El fondo de todo, a quien pedir cuentas? Pues a nosotros mismos, my dear, la condición depredadora continúa. Antes para cazar, ahora para poseer.

Pero insisto en que hemos mejorado mucho a pesar de todo. Nos queda mucho por hacer, y la única forma de salir de aquí es por arriba, por los conceptos altos que nos limpien el fango y por la humildad para dejar de inventar tanto y empezar a comprender quienes somos.

Un saludo y espero que sigas comentando, no?


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 06/02/2007 22:32:49 por Arturito
La minoría de los actuales señoritos del sistema, los dueños del cotarro, la élite, el no va más, ha creado en la desmoralizada y acojonadísima mayoría la ilusión de felicidad barata y ha impedido - por puro instinto de conservación - la localización de las “pocas manos” marxianas. En adelante, no hay señoritos, sólo abstracciones mercantiles y financieras: multinacionales, fundaciones, libre mercado, demanda, competencia, la derivada de la derivada del...

...efugios y argumentaciones capaces de desmovilizar a cualquiera, ciertamente, pero lo decisivo no es eso, sino extirpar de las masas toda inquietud de trascender la condición humana y sumirlas en la convicción de que todo bien está aquí “abajo” y no hay más.

La cosa es así de sibilina y colaboran en ello nuestros contemporáneos, los hooligans socialistas y los sesudos liberales, la crème de la crème, los pata negra, la repanocha, el pueblo elegido. Escuchad la voz:

La inquietud revolucionaria se ha nutrido a lo largo de la historia de expectativas y esperanzas de cambiar radicalmente una sociedad, y talas esperanzas sólo - sólo - pueden fundamentarse en concepciones de ultimidad, escatológicas.

Si a la gente se la lleva a la convicción de que no hay más cera que la que arde, es decir, que la realidad se acaba allí donde el alcance de la vista termina y el corazón deja de latir, entonces sus expectativas se achatan terriblemente, se pierde toda esperanza de más y la ciudadanía se centra en conseguir lo máximo, pero lo máximo que puedan dar las cosas. Y éstas ya se sabe lo que dan de sí; desde esta perspectiva ni siquiera se puede pedir seriamente que los gobernantes sean probos y justos, por favor…

Si todo, todo se limita al escenario presente de intercambio económico y consumo, entonces prevalece más el ser aprovechado, el disfrute, el “sálvese quien pueda”, aquí y ahora, sin demasiadas exigencias de una conciencia del todo transparente ante sí misma...le llamaban "hipocritud".

Peeero esos medios materiales de ir siendo "fe…", sí, bueno, ¿no? "feliz", a plazos son tan poca cosa y con ellos se puede manipular la capacidad de ilusión de los bichos humanos tan fácilmente, que, caramba, con hacer accesible – sea a muy duras penas – el minipiso, el mobiliario, un abono transportes y una gran profusión cambiante y barata de prendas de vestir coquetonas, maquillajes, etc. dejamos a la gente se queda tan tranquila. The prestige. Plas, plas.

Y es que, en contra del leninismo, la religión en sí no ha sido el opio del pueblo; la religión entendida como narcosala de moralina o unidad de dolor sí pudo serlo, pero no hablo de esa religión sino de la fe.

La fe escatológica, no la beata y atisbadora de OVNIs, es el revulsivo del pueblo y sólo matando la fe, haciendo que el pueblo se conforme con lo que hay en el cubo de la basura de LIDL o de Marks and Spencer, y teniendo la picardía de cobrárselo – bien que entrampándolos de por vida, garantizando así su quietud - en forma de productos bonitos, baratos y caducos, se puede apesebrar naciones.

Europa "se" ha tumbado a morir entre hojas secas. Ni siquiera muere, fenece.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 06/02/2007 23:19:03 por Arturito

Total, si ya he incumplido mi compromiso, puedo dejar otro post. Buenas noches.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 07/02/2007 12:08:25 por procura
Me alegro que te gustara el chiste de ayer. Tengo poco tiempo para escribir y comentar y lo aprovecho lo mejor que puedo.
Un abrazo y cuando vaya a ver la película te lo comento

--------------------------------------------------------------------------------

1 comment:

Anonymous said...

qhit ztela [URL=http://www.bigtits234.com]Large Tits[/URL] dnhfzi e qq t xfs