Monday, 9 February 2009

08/11/2006 13:26:49 HIPERACTIVOS Y CABRONES

Hace cosa se una semana o así leí una noticia referente a unas niñas que habían roto una pierna a una compañera suya de colegio. Aparentemente la razón de tal acción se debía a que las chavalas “no tenían a quien vacilar” y desarrollaron esta particular forma de expresarse con la pobre niña.

Sabemos que esta clase de comportamientos no son nuevos, ni siquiera “excepcionales” (como inmediatamente se comenta para quitar gravedad al asunto). De un tiempo a esta parte la violencia infantil ha crecido de una forma extraordinaria tanto en los colegios como en las casas.

Yo vengo de una de las últimas generaciones que este sistema califica de “reprimidas”: familia católica, colegio “de curas”, los abuelos vivían en casa hasta su muerte, la madre educaba a los hijos, teníamos disciplina en horarios y comidas, respetábamos a los padres e incluso utilizábamos esa forma ya totalmente obsoleta del “usted” para tratar a las personas mayores. Tremendo, eh, parece que hablamos de otros siglos…para temblar eh camaradas?

Veo observando con tristeza y cabreo la nueva forma de expresión de la juventud desde que mis amigos vienen con sus niños a mi casa por Navidad. Normalmente es una visita que espero con ilusión pero que en los últimos años se ha convertido en infernal desde que traen a casa a sus retoños. Los nuevos personajillos entran de forma descarada, quieren arrasar mis cuartos como pequeños bárbaros para destruir mis juegos y dan gritos si no consiguen sus diabólicos propósitos.

Mis amigos ante tal derroche de acción me miraban con pupilas dilatadas para decirme que les han dicho en el cole que su hijo es “Hiperactivo” y que no se puede con él. Que el chaval tiene mucha personalidad, que es nervioso, inquieto… y que no hay quien lo pare. Y me lo dicen así, con una “Hiperpasividad” que asusta. Los camaradas siguen comiendo canapés como si no fuera con ellos mientras yo tengo que seguir la conversación de pie vigilando que el sujeto no destruya la casa. Naturalmente cuando me comentan esto, el pequeño hiperactivo rondaba cerca para escuchar todo el mensaje y devolverme la mirada con desafío para hacerme notar que la hiperactividad es su título y salvaguarda para desvalijarme el cuarto.

He pasado unas cuantas visitas navideñas similares, en guardia contra los hiperactivos, y cada año que pasa es peor y vienen más. Los padres me dicen: “Nosotros no éramos así verdad?”, y yo siempre estoy a punto de hacer algún comentario sobre la lamentable dejadez de muchos padres modernos en la educación de sus hijos, y que solo gastan sus energías en ir a los colegios a molestar al profesor de turno cuando el chaval ha sido llamado la atención por algo, o ha suspendido alguna materia. Y que la famosa “hiperactividad” en muchos casos no es más que una coartada para calmar conciencias y eludir responsabilidades.

Pero naturalmente no digo nada, porque el oportuno codazo de mi madre me censura al mensaje con una mirada cómplice. Hace bien, no quisiera yo desarrollar después de viejo una hiperactividad espontánea que nos lleve a destruir amistades.
No, nunca en Navidad.



Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 08/11/2006 14:16:28 por vistaspa
Hola Mac no ando hoy muy sesudo, estoy con un catarro bien fuerte, un abrazo Mac.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/11/2006 14:41:47 por cangulo
Muy bueno, según iba leyendo más me parecía un "deja vue".

Un abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/11/2006 14:55:04 por McMurphy
Hola Cangulo, me parece que todos hemos padecido esta experiencia lamentable...Yo no se si asombrarme mas por la conducta de los hijos o de los padres (estatismo absoluto ante la destruccion).Un abrazo y animo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/11/2006 16:25:48 por ecano
Querido amigo McMurphy: la culpa todos sabemos que es de los padres y te voy a contar: Mi cuarto hijo estaba en el Instituto de Motril y un día me llamo por teléfono la Directora y me dijo que quería verme; fui a su despacho y me dijo; su hijo es un magnífico estudiante, - era el COU - pero ha cometido una acción que no tenemos más remedio que castigar y le vamos a suspender el curso, me contó, que había subido a la azotea del Instituto, que había forzado el candado, había quitado la Bandera Andaluza poniendo en su lugar una Bandera de España, ha puesto otro candado y ha tirado la llave.
Me parece muy bien que lo castiguen, pero también comprenderá que yo cuando llegue a mi casa le de un abrazo a mi hijo, contestó si lo se y si fuera mío yo también se lo daría. Nunca regañé a ninguno de mis seis hijos, siempre hable con ellos. Tampoco consiento que le griten a mis nietos.
Los padres por lo general, no saben valorar las faltas de los hijos y normalmente regañan sin esperar a razones y premian cuando no viene a cuento, eso desconcierta al hijo lo hace rebelde porque no se le ha imbuido responsabilidad.
Los Padres Escolapios, tenía yo 8 años y siempre me hablaron de Vd. como a todos.
Ten paciencia y mejor será que seas tú el que vaya a otra casa en las Navidades, me consta por tu forma de expresarte que los tuyos si están bien educados.
Un fuerte abrazo.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/11/2006 17:15:29 por McMurphy
Mi querido amigo Ecano. En primer lugar tengo que decir que tu hijo es un fenómeno. Y por favor, le das un abrazo cuando le veas de parte del bloguero McMurphy. Respecto a la educación es un tema que saca de quicio porque hay un "vació de poder" tremendo: en casa no hay ni dialogo ni criterios para educar. Los padres están ocupados, las familias muy desechas, los abuelos en los asilos...Por otro lado el colegio tampoco tiene autoridad para educar porque enseguida vienen los padres como locos a protestar. Consecuencia: videojuegos y tele basura serán los maestros de las nuevas generaciones. Muy triste. Gracias por tu comentario final, lamentablemente no tengo hijos todavía. De hecho ahora estoy buscando novia (otro tema que daría para muchos artículos).En fin, un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/11/2006 17:44:01 por CGM
Url: http://blogs.libertaddigital.com/CGM/
El cuento de la "hiperactividad" es el salvoconducto para justificar la pasividad de los padres y para que los niños se comporten como salvajes.
Yo que, creo te supero bastante en edad, veía venir este tema desde los '70, cuando los nuevos profesores decían que había que ser "compañeros" de los niños. Yo les decía que el día que se bajaran de la cátedra a ras del pupitre estaban acabado y, desgraciadamente, el tiempo me ha dado la razón. Idem de lienzo con los padres, cuya pasividad y permisividad también nació en aquellos años con las teorías de "no traumatizar al niño", ¿desde cuando un pescozón ha traumatizado? ¡y cuantos problemas ha evitado!. La pérdida de autoridad de padres y profesores está en la raíz de esta crisis de valores de nuestra juventud.
un saludo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/11/2006 18:02:01 por McMurphy
Hola C.G.M. no puedo estar mas de acuerdo. Es un resumen perfecto. Yo he tenido alguna discusión con amigos y familia respecto a lo que considero “el mito de la hiperactividad”, que para mi no es más que la real “Hiperpasividad” de muchos padres que, sea por ignorancia o porque están muy ocupados no se dedican a educar a los chicos. Las APAS en los colegios han perjudicado, en mi opinión mucho la educación porque los padres se convierten en lobby de presión de los profesores y no les dejan actuar. La filosofía general ya la sabemos: nosotros hemos sido educados en la represión y el modelo de profesor es el “coleguita” amigo del alumno. Que es tan falso como cuando los padres posmos dicen que “mi hijo es mi mejor amigo” o viceversa. No, mi padre es bueno porque es un buen padre, no “mi amigo” ni chorradas semejantes. Un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/11/2006 18:06:21 por anbifa
A los Psicólogos que se inventaron la teoría de la hipersensibilidad a la que te "refieres" y que lo hicieron para garantizarse minutas y pacientes, había que ver cómo educan a sus hijos.
Hay mucha falta de Educación camuflada en el abandono de las criaturas.
Empiezan solos en las guarderías y acaban solos en las playas, o en las discotecas. El caso es que no nos den problemas.
Si hay que cerrar los ojos se cierran.
No saben de familias ni de nada por el estilo.
Están desubicados y maleducados.
Saludos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 08/11/2006 18:25:36 por McMurphy
Hola anbifa. Tienes toda la razón. El psicólogo ya no es un elemento que soluciona problemas sino que crea excusas y coartadas y expende licencias de comportamiento. Si el chaval es una fiera hay dos posibilidades: asumir la responsabilidad los padres, analizar que hacen mal y hacer un esfuerzo pasando más tiempo con el hijo etc…, o bien ir al psico para que te diga: “no worries, el chaval es hiperactivo, ustedes lo hacen muy bien”. Y todos contentos mientras hoy me destrozan la casa y mañana a ellos mismos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/11/2006 11:59:40 por Persio
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Persio/
Bien apuntado el concepto de hiperpasividad. Los profesores no tienen autoridad en los colegios y los padres la eluden...
Voy a decir una cosa impopular. La incorporación de la mujer al trabajo (con tantas cosas positivas, y no hay vuelta atrás) ha hecho daño a la educación de los hijos. Los hijos están más sueltos. En casa, que no molesten a los padres. Que vayan a la suya. Y así van educándose... Hay que rendir un monumento a las antiguas generaciones de madres que se encargaban de la educación de sus hijos. No se reconoce sufientemente su labor. Lo que ahora mola es la superwoman trabajadora.
Un fuerte abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/11/2006 12:19:44 por McMurphy
Acabas de dar en el punto clave del mensaje cuando mencionas el tema de la mujer trabajadora.Es un tema totalmente "incorrecto" el solo hecho de mencionarlo. Es evidente que la educacion de los hijos ha quedado tocada por la ausencia de la madre del hogar.Y nadie niega el hecho de que la mujer pueda "desarrollarse" en el mercado laboral (muy discutible en muchisimos casos de todas formas), sino la tremenda "satanizacion" y desprecio de las amas de casa antiguas a las que se llama "marujas" y han sostenido generaciones enteras.Voy a escribir sobre ello.Un abrazo Persio.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/11/2006 19:40:06 por Veedor
Url: blogs.libertaddigital.com/Veedor
Los niños hablan de sus padres. En su mala educación vemos la mala educación que han recibido.
Se permiten las equivocaciones al educar, lo que no está permitido es no hacerlo.
Ayunos de educación los niños acabarán comiendo a sus padres.
Acabo con un error frecuente, el de tratar a los muy niños como hombres en pequeño. La flor va camino de ser fruto, pero no es fruto. No lo saben esos padres que se quedaron en la parte más gozosa de su hechura. No lo saben. Miro debajo del árbol, está el suelo tapizado de flores caídas. Nunca darán fruto.
Un saludo.

--------------------------------------------------------------------------------

No comments: