Monday, 9 February 2009

10/04/2007 12:42:40 EL ENCUENTRO

Acompaño a la Señora hasta la cita con su hijo. Está preciosa y quisiera sacar muchas fotos. Pero mi flash no da suficiente luz y por mucho que lo intento el color sale bastante difuminado. Hay mucha gente en el camino y veo caras conocidas, facciones que me resultan familiares, de toda la vida, de otras vidas… El pavimento respira incienso y hay una brisa cada vez más fresca.



No me gusta ver sufrir a las madres. Las lágrimas de la madre y el gesto de dolor se clavan como aquellos puñales que acompañan a la Señora en su trono. Sobre todo cuando la causa de ese dolor y sufrimiento viene por los proyectos personales de los hijos. Estos hijos valentones que ya bailan inquietos en el claustro materno y salen disparados a romperse la crisma por el mundo. En este caso el golpe rompió la Historia y abrió los sentidos, es cierto. Pero no puedo dejar de pensar que las madres siempre se terminan esculpiendo en cicatrices.



La Señora está preciosa. Hay muchas formas de sufrir, muchas formas de llorar. Y la estética, la coraza artística del madero policromado trasmite una verdad que asusta. Yo he visto llorar a muchas mujeres, y todos los llantos eran distintos. Claro está que no eran mi madre. El llanto de la madre desangra y no se puede analizar, solo se sufre y se trata de borrarlo como sea. Las otras lágrimas normalmente terminan en un soneto.



La observo de nuevo, cada poco porque creo que se va a quedar fría. Hace una brisa de incienso castellano que hiela todo. Pero me parece que la Señora no siente el frío.

Sus facciones son mesetarias, sus manos son poderosas, grandes. Dicen que sus pies, aunque no podamos verlos, son también mayúsculos. De ahí el apodo primero que la pusieron. Es una mujer con facciones de pueblo, de los pueblos que tenemos en la meseta. La madre acogedora, protectora, humilde y grandiosa, de las de antes, of course (bueno, maybe). Aquellas herederas directas de la tierra que han sido capaces de sostener a una raza loca y macho, visionaria y con delirios para quedarse con muchas cicatrices y algún beso. Hoy en día, pienso, sería una pobre maruja a los ojos de nuestro mundo perfecto de Super-women.



La Mesetaria se mece al compás de la banda. Una gran banda que interpreta acordes graves que nos hacen caminar a todos en una danza conjunta de incienso y silencio, mucho silencio. El perfume se expande y nos encaminamos por la calle donde al fondo se ve la silueta del hijo.

La sigo mirando y empiezo a rezar. Y rezo como si hablara a mi madre, es decir con ese cariño entrañable y egoísta que empieza y termina en Yo, yo, yo. La técnica “oración de petición” me absorbe hasta que me doy cuenta que mis plegarias empiezan a hacer temblar algún mandamiento. Vuelvo a mirarla y lo dejo. Me da la impresión de que cuanto más pido, más me limito y encima aburro (hasta yo me aburro). Por fin salgo de mi autismo entusiasta y pienso en “los demás”, en el mítico prójimo, y la oración se empieza a expandir con más alegría, con más peso. Y se expande como una brisa jovial en el alegre bosque de los árboles genealógicos y troncos asociados. Es como darse la paz en la iglesia, siempre a los mismos, siempre a los amigos. A partir de ahí, no veo al prójimo tan claro y la brisa cariñosa de buenas intenciones se atasca en un vientecillo abstracto de amor universal hacia el resto de la Humanidad, “besitos-para-todos”. Mi atención se para en algún prójimo en especial, frunzo el ceño y se me atraganta la plegaria. Eso no es forma de rezar, claro. Lo dejo también y la miro de soslayo.



Respiro hondo, un poco nervioso y pongo atención por fin a la oración. A la oración por la oración. No pido, solo vocalizo las palabras eternas hasta que un eco resuena en algún lugar de las cavernas de mi ser: “…Hágase TU voluntad…”. Si, la voluntad, buen tema, a nosotros, hombres de voluntad que nos vestimos de guerreros líricos a la primera oportunidad para explicar una gloria que no viene, a nosotros, que con dos libros y cuatro besos dados por el mundo nos ponemos a cantar con engolamiento en la voz rancheras autosatisfechas. Si, la voluntad. “Me doy cuenta que no he dejado mucho sitio para la voluntad Tuya, I’m afraid”, digo sin mirarla. Me asalta la frase de Cohen, “there is a crack in everything, that’s how the Light gets in”. “No hay crack in my Will, darling, vocalizo con exceso de confianza” (las madres entienden eso).



Y la escolto (yo la escolto?) y mi coraza de voluntad, proyecto, victorias se desmorona a cada zancada en este paseo eterno de apenas cien metros. El guerrero está desarmado por un espíritu madre vestido de tronco policromado mientras mi 1.90m de “vida” se queda pétreo e inmóvil, ya sin discurso, ni bullshit.



La Mesetaria no tiene frío, soy yo el que está empezando a estornudar. La silueta del Hijo aparece ya en la plaza. La miro de frente, por última vez. La pido que interceda, “Abogada nuestra…” y mientras pienso lo guapa que está, me aparto silenciosamente del camino para no interrumpir la cita con su Hijo.


Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 10/04/2007 14:52:50 por mami_ta
Murphy, cada día escribes mejor y en esta ocasión, hablando de la Madre y de las madres, te has puesto en un nivel superior.
Me enterneces al describir tus oraciones y la emociones que sientes al orar. He descubierto contigo que yo también hago demasiadas oraciones de petición y casi ninguna de alabanza. ¡Qué pacienca debe tener con nosotros!
Muchos besos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/04/2007 15:07:43 por McMurphy
Gracias Musa, las mamitas siempre sois generosas, mucho.
Pasó la Semana Santa y aquí estamos, en la lucha. Tengo fotos e hice una presentación en Power Point. No se si se puede poner aquí. Si no te la mando por “tradicional email”.
Respecto a la oración, yo rezo mal. Creo que la idea es dejarse rezar, dejarse abrir compuertas para ver más, dejarse inundar y hacer sitio a la Gracia, a la Voluntad con mayúsculas. Pero ya ves, el ego ocupa mucho y sin esa coraza construida más o menos bien (o mal), parece que nos quedamos fríos.
Me alegro verte por aquí, de nuevo.
Besos Mesetarios.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/04/2007 16:18:16 por rosalbus
Delicious, very nice. Imagine what must feel in presence of the authentic one.
Regards, difficult-to-see, Mc

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/04/2007 17:39:10 por McMurphy
It must be wonderful indeed, my dear friend.
So glad you liked it. By the way, Spain is such a beautiful country. I did enjoy every minute of my holidays.
Take care and let’s keep in touch.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/04/2007 19:07:48 por Sarco
Bonita y original manera de describir tus sentimientos en la procesión del Encuentro. Que la Madre nos acompañe siempre.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/04/2007 19:11:39 por Caminant
La Madre,las madres,no suelen fallar casi nunca.En realidad,ser madre es estar...
Y ese ejemplo es el que debemos aprender los hijos.
Maravillosas madres,sencillas,calladas,generosas...
Encomendarse a ella es confiar plenamente...

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/04/2007 19:28:01 por Imperter
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Imperter/
Hola Mac. Muy bonito, precioso.
Paso solo un momento a saludarte, but I must go.
Hoy es el "Bando de la Huerta", dia de fiesta en Murcia, y han venido a por mi para salir un ratido.
Un abrazo, hasta luego.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 10/04/2007 23:43:52 por Roge
Sí, estimado McMurphy, la escoltaste y eso, me parece a mí, también es rezar. Lo que no consentias a expresar con tus palabras lo estabas expresando con tu cuerpo, al menos así me ha llegado a mí, imagínate a Ella.

Recibe un abrazo. Te deseo tanto que encuentres tu crack.

Roge

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 11/04/2007 11:01:55 por Caminant
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Caminant/
Querido Mc,me pides mi opinión y te la doy gustoso y sinceramente.
La Iglesia(para mí,somos todos los creyentes)tiene diversos carismas y formas de expresión. Tan válida puede ser la expresión de fe cercana al Opus, por ejemplo, como la de la Telogía de la Liberación...siempre que sigan siendo Iglesia,es decir,se manifiesten por creencia en el mensaje de salvación que tiene referente en Jesús.
Ni Lefebre, en tiempos,ni quienes se salen de la propia comunión eclesial son iglesia.
Pueden ser otra cosa, pero no Iglesia.
Creo que estos sacerdotes,con opción política determinada,han errado,quizá demasiado inocentemente,cosa que no debería pasar a su edad, en las formas,a lo peor perdiendo algo el referente.
¿Sabes quien se ha aprovechado?. La progresía a la cual los pobres les importa un pito. ¿Y sabes quien ha perdido?. Los pobres,los desgraciados que recibian algo de calor y esperanza y los propios sacerdotes que seguro han abierto una herida en su interior.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 11/04/2007 17:35:17 por OLIMPIA
Es precioso el momento que describes, también lo viví el viernes santo a las siete de la mañana y más tarde, alrededor de las nueve.
El abrazo, decimos aquí, y es tan emotivo que parece que todos los presentes, que son multitud, lo "viven": la respiración se queda en suspenso y la mirada brilla con lágrimas contenidas.
La Dolorosa y el Nazareno,
da igual los nombres,
todos son Jesús y su Madre.
Te vuelvo a felicitar por tus palabras.
Un beso y buenas tardes.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 11/04/2007 21:16:28 por emiddcc
Url: blogs.libertaddigital.com/emiddcc/
Quiero agradecerte tus palabras aqui reflejadas en honor y mérito a las madres. ¡Habrá en esta vida algo mejor que ser madre! Perdornar que lo ponga en duda, pues en realidad pocas cosas pueden compararse tan siquiera un poco con ello. Una madre es dulce como la propia mil de la Alcarria, delicada como una pieza de porcelana, profunda como el mar, romántica como un poema, acogedora como el propio hogar.Dispuesta como el viento, cálida como el verano.En resumen una madre es lo mejor que podemos tener en nuestra efímera vida.A pesar de que para valorar su importancia, algunos tengan que afrontar su ausencia. Un saludo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 12/04/2007 01:41:14 por Cualquie
Todo un homenaje a la Virgen y a las madres en general, Mc.
Y lo de fenómeno que dices por lo del post de las derivadas... como diría Chiquito, lo que soy es un fenómeno de la galaxia cuatro.
Un fuerte abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 12/04/2007 16:41:02 por Cualquie
Hola,, Mc. He visto tu pregunta a ecano.
Hazte en primer lugar de este Hosting, que admite archivos pps y todos los que existen; se pueden meter archivos hasta de cinco megas cada uno.

hostinggratisespana.com

Ahí subes fácilmente el archivo de Power. Una vez subido sólo tienes que poner la flecha del ratón sobre el nombre que del archivo -que aparece una vez cargado- y pinchar con el botón derecho para abrir la lista de propiedades. Ahí viene la la Url que tienes que copiar para enlazar después en el post.
Un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

No comments: