Monday, 9 February 2009

16/05/2007 10:28:01 FARMACOS BERMEJOS

Nuestro ministro de Justicia, el cordial Don Bermejo, ante el disgusto de un grupo amplio de población española que no entiende que se permita a un grupo asesino presentarse a las elecciones, ha aconsejado tomar “algún tipo de fármaco” para intentar “digerir” tal evento.

No ha precisado el Dr. Bermejo cual debería ser el más apropiado tipo de fármaco, pero hoy en día, en la época de la automedicación, se agradece el detalle de dejar ese margen de libertad al personal que, mejor que nadie, en su inmensa sabiduría y responsabilidad, sabe sin duda la pócima que debe meterse entre pecho y espalda para asimilar estas noticias.

Parece que tales declaraciones del Dr. Bermejo han molestado, o por lo menos no han gustado, a ciertos grupos que podemos adivinar poseedores de mentalidades ciertamente reaccionarias.

Yo personalmente no acierto a comprender el por qué de esta polémica.

Quizá sea porque Bermejo siempre ha sido hombre de expresión natural y espontánea y eso puede desconcertar. Desde que llegó a la poltrona fue meridianamente claro y su rúbrica fue: “Soy de izquierdas y como tal actúo”. Al poco tiempo empezó a recetar laxantes a la oposición y ahora en un posterior paso recomienda fármacos a la población civil.

Y la razón de mi desconcierto, es que considero que Bermejo es uno de los ministros más coherentes y más honesto que nos hemos encontrado en esta época.

Mr. Bermejo ha descubierto, en su espontaneidad y desparpajo, la clave que sostiene estos tiempos que emanan de los flujos de la Santa Transición o de la singular Movida.



Y lo explica siguiendo la línea argumental del divino maestro Don Enrique Tierno Galván (q.e.p.d.) y su dogma genial “A colocarse, a colocarse”. Son los dos grandes genios que nos explican alegres que el entendimiento de la actual evolución de España no se puede hacer en base a criterios racionales como pretende una parte de la despistada clase política y el “establishment”. Esos ingenuos que tratan inútilmente con aburrimiento y poca calidad argumental introducir cláusulas “racionales-tipo-slogan” para explicar nuestro presente, nuestro pasado y nuestro futuro con una retórica cada vez menos brillante, más aburrida y sin que tenga ningún sentido.

No. Para entender lo que está pasando, para por fin disfrutar, entender, asimilar y asumir la destrucción de España con total pasividad ha habido que introducir sutilmente la metamorfosis de España en Estado. En Estado alterado de conciencia, of course.

El gran Bermejo nos recuerda entre líneas que somos la consecuencia de un movimiento instintivo, pulsional, emocional y enrabietado que, en algunos casos, necesita todavía cierta dosis de doping para entenderlo y seguir bailando. Solo en algunos casos, naturalmente, no seamos injustos y no digamos que no se ha trabajado en estos añitos. Hay una grandísima parte de la población adulta y, sobre todo la que surge de las LOGSES, LOES, Ikastolas y demás centros que tiene la mente totalmente abierta para creerse todo y no necesite insidiosos fármacos.

Y es que, queridos hermanitos, yo no veo otra forma de mantener la leyenda, el mito, el sistema. Esta formidable aventura que, nacida de un psicoanálisis audaz y rápido, nos ha convencido de que hemos sido violados de pequeños, nos ha mostrado lo maligna y represora que ha sido nuestra historia, las cavernas de las que procedemos y nos anima a salir confiándonos en los doctores de bata blanca, fieles intérpretes de nuestra voluntad para llevarnos con el perro Totó por el camino de oro a la Utopía on the rocks.

Por eso tenemos que ser abiertos y agradecer a este nuevo estado, tipo farmacia de guardia que esté pendiente de nuestros desvelos y que no dude en recetar fármacos a los rebeldes, píldoras abortivas a los espíritus inquietos y apresurados, laxantes a los reaccionarios, porrón para todos, condones para los escolares precoces hoy y porretes para los nostálgicos mañana.

Solo así mantendremos la antorcha viva, y como dice el viejo eslogan de la show business people, el show “must go on”

Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 16/05/2007 12:02:29 por procura
Aprendió de Tierno y el pobre, colocado, receta medicina para todo el mundo. Cada mañana tiene que tomarse algo para saber qué decir... las cosas de la vida.
Un abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 16/05/2007 13:38:44 por Arturito
Se ha venido dando una coincidencia asombrosa de estilos de actitud y de modos de proceder, que delata una incapacidad generalizada en los apasionados grupos ideológicos y de comunicación para apreciar con serenidad las necesidades de las gentes, establecer las prioridades adecuadas, expresarse sensatamente, sin alarmismos ni satanización, y dirigir el quehacer común con moderación y objetividad.

En pleno siglo XXI se ve explotar el ciego apasionamiento romántico - en ambos campos - como si la razón hubiese abdicado de su poder rector y del puesto dominante que se le había atribuido en el siglo XVIII...

¿Regresión, o imposibilidad endémica a las masas, que viven de televisores, “plagas” emocionales, modas y vigencias sociales, para ser ilustradas por la razón…?

No deja de tener su coña que el siglo de las ciencias y de la tecnología – posibilitado por unos dispendios de energía fósil sin precedentes, ojo… – haya sido el más intencionadamente mortífero y masivamente cruel de la edad “modelna” y termine en la pérdida de identidad occidental, en el desencanto, la flaccidez mental, la incapacidad para aprender por desinterés en muchos jóvenes y el vaciamiento generalizado de valores, para quedar todo su secreto ideal existencial en lucro, sexo y hasta violencia…

PS.- Me duele el dispendio de unos años que tendrían que haber sido los mejores y que han pasado ¡tan rápido!



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 16/05/2007 13:44:12 por Cualquie
Hola, Mac. Bermejo significa rubio o rojizo, y este señor rubio no es.
Un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 17/05/2007 18:24:59 por McMurphy
Gracias por el enlace, Arturito. Hacía mucho que no escuchaba la COPE.
Es para echarse a temblar.

En todo caso, tocamos el tema clave que nos ocupa: creo que la “razón” como concepto moderno (sin Logos, ni Verdad, ni Esencia, ni Dios), y la “libertad” han sido las palabras claves que, vaciadas de sentido han sido y son vehículos perfectos para propagar el peor instinto. Esa es la época que vivimos.

La caricatura de Tierno y Bermejo es la reproducción exacta de la época. Se maquilla de razón y engolamiento, pero en el fondo es puro instinto y odio con coartada.

Un abrazo.


--------------------------------------------------------------------------------

No comments: