Monday, 9 February 2009

23/05/2007 12:43:19 MADELEINE

La pequeña Madeleine sigue desaparecida.



La niña anglo y rubita, muñeca desvalida, lleva veinte días secuestrada. Desapareció en Portugal y no ha habido noticias desde entonces. Se detuvo a un par de sospechosos pero ninguna pista solvente se ha dado hasta ahora.



Sabemos que no es la única niña que ha desaparecido ni que desaparece diariamente. Es otro de de los crímenes matinales de la modernidad, de este mundo conquistado, interpretado, construido por una raza caída, cada vez más caída.



No parece casualidad que en este proceso de autodestrucción infame que estamos viviendo, inaugurado por la conversión de la Historia en vertedero, Dios en mito, familias en unidades microeconómicas, países en fincas, y abuelos en herencia, el punto álgido se alcance en la bestialidad absoluta de la destrucción de los únicos seres testigos de la primera pureza.



Estamos en el cambio de la inocencia por el resabio y la frustración.



Porque si hay un “estamento” que sufre las consecuencias de los cambios de humor de los adultos en tierra, han sido los niños. Otro son los abuelos, pero eso es para otro día.



Como aquellos habitantes de los claustros maternos, huéspedes ingenuos en la pausa umbilical y rosa interrumpida por la mente criminal de una madre monstruo que no duda en arrojar sus crías a contenedores negros sobre fondo blanco con excusas singulares, o ya sin ni siquiera excusa.



O aquellos que a pesar de haber sobrevivido al claustro moderno lograron atisbar este infierno con pupilas limpias, hasta que fueron asaltados por el ejército infalible de los “hombres del saco”. Legión indigna y permanente, ladrones de infancias, coleccionistas de miradas ignorantes de la maldad, disfrutadotes de pupilas desconcertadas que lloran ante su baba de maldad negra.



Siempre ha habido monstruos, se dirá. Y es cierto. Pero una cosa es que los haya habido excepcionalmente y otra que lo fomentemos. Si, fomentados.



Porque hay una publicidad permanente hacia el fomento del instinto de la raza, un negocio consentido y compartido, una carnaza ofrecida por todos los medios de comunicación a todas horas. Y aquí en casa hasta una educación en “valores” que exalta polvos en lodos.



No hay que engañarse, es la época del terror. Los monstruos no se improvisan y el hombre se escapa al control de si mismo. Sin oxigeno todos somos fango.

Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 23/05/2007 14:30:49 por Cualquie
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Cualquie/
Hola, Mac. Estas cosas me irritan demasiado ; te digo la verdad, he evidtado lo leerlo entero para no ponerme de los nervios.
Un fuerte abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/05/2007 15:10:12 por Caminant
Si alguien me repugna es la figura del pedófilo. La condena por pedofilia debería ser a perpetuidad.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/05/2007 18:05:06 por procura
Tienes toda la razón. Monstruos aborrecibles que sacian sus voraces apetitos sin impunidad alguna. Y resulta después que violadores, no reinsertados, salen en libertad én busca de otra presa. Sistema equivocado, sociedad criadero de alimañas infectas.
Los santos inocentes de una época marcada por el odio. Pequeños seres sin macha que ven destrozada su vida por individuos sin nombre, horribles bestias del mundo. El hombre es un lobo para el hombre.
Un abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/05/2007 20:45:32 por mursiya
Url: www.mursiya.com
pues sí, me encanta tu post; pero no dejes para vuelo retórico "lo de los abuelos", please, porque el menosprecio a la vejez, a la debilidad, a los "perdedores"...etc es lo que tienen los niños, desde seisañeros en adelante...ayuda bastante la recreación de leyendas como la de Alí Babá. así que esperaré a ver si escribes algo sobre el tema. besicos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/05/2007 20:52:53 por Grau
Buenas tardes McMurphy: Tengo 2 niños pequeños, uno de 3 años y otro de 5. Piensa en el abismo que se siente con tan solo imaginarte el destino de la pequeña Madeleine. Cuando niño mi padre me decía que los monstruos no existían, que sólo vivían en los cuentos o en la tele..y le crei. Tuve la enorme suerte de no cruzarme con uno. Leyendo tu post casi se me saltan las lágrimas. Siento casi como propio el sufrimiento de esos padres y el de la pequeña..., ni te cuento. Y de ellos sabemos porque han saltado a los medios pero hay miles de niños que desaparecen todos los años sin que se vuelva a saber nada de ellos. Los demonios andan sueltos por esta sociedad tan avanzada que hemos creado y es como una ruleta el que la vida de tus pequeños no se tope con uno de estos carniceros de, como dices tan acertadamente, hieren de muerte "a los únicos seres testigos de la primera pureza". Y es una suerte de molino que el de arriba termina machacando al que viene, porque el que secuestró a la pequeña, esos demonios babosos, estoy seguro, repiten lo que alguna vez algo, alguien, inflingió en su espíritu que alguna vez tambien fué inocente. Es el terribla drama en el que estamos sumergidos, instalados en el mito de Sísifo que es inflingir el mismo daño una y otra vez, una y otra vez hasta acabar en una gigantesca masacre que no sabemos dónde nos lleva. Un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/05/2007 21:42:39 por mami_ta
Una historia terrible la de Madeleine y la de sus padres, porque imagino lo que estan viviendo.

Tiene que saltar una noticia como esa para que nos demos cuenta de la ponzoña que convive con nosotros. Quien abusa o maltrata a un niño no tiene perdón. Personamente no sé lo que les haría, pero nada bueno, mejor no dejo volar mi imaginación.

También hemos de recordar los millones de niños explotados en el Tercer Mundo en la prostitución, el trabajo inhumano. Son vendidos para usarlos en todo tipo de servilismos inconfesables y no hacemos nada.

Son las mayores víctimas de una sociedad podrida a la que vamos de cabeza y sin remedio. No basta con denunciar o escandalizarse, hay que colaborar con quienes actúan en los países donde se producen esos hechos, hay que exigir a los políticos que dicten leyes contra la pederastia.

Ahora resulta que hay que respetar los derechos humanos de los delincuentes mientras sus víctimas son enterradas o condenadas a vivir el resto de sus vidas con taras psicológicas.
Lo dejo, porque se me está calentando la cabeza y puedo poner una barbaridad.
Murphy, besos.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 24/05/2007 02:15:05 por Roge
Estimado McMurphy,

son demasiados días y a pesar de la cuantiosa recompensa sigue sin aparecer.Mal aspecto.

Con respecto al post anterior tengo una fuerte sensación de déjà vu. ¿No habías hablado ya sobre los niños hiperactivos en otro post?

By the way, ya he leido "El hombre de los dados". Hay bastantes ideas interesantes, el estilo me parece bueno, aunque el ritmo de la narración me ha parecido irregular.Un libro excelente de todos modos.
Me ha interesado sobre todo la comparación entre seguir al Dado y el concepto de voluntad de Dios.

Bueno, recibe un abrazo,

Roge

--------------------------------------------------------------------------------

No comments: