Monday, 9 February 2009

24/08/2007 12:10:52 APOCALYPSE NOW – IMAGINE

He leído al señor Julio Anguita decir que “la utopía es lo que diferencia al ser humano del caballo”. Uno tiene el mayor de los respetos por Anguita porque siempre me pareció la excepción ilustrada e inteligente de la izquierda española, ya saben, esa corriente que con pretensiones intelectuales se limita a emparentar instintos con eslóganes utilizando el método de un libro cuya mayor parte de sus miembros no han leído.



Y estaba yo entre Ophelia y mi guitarra meditando en las palabras de don Julio cuando, en uno de mis ciento ochenta canales de televisión apareció el video de la canción “Imagine”. Yoko y John, John y Yoko en su palacio blanco explicándonos en maravillosa música el camino de la liberación de tres de los fantasmas que atenazan al hombre: la religión (no hay otro mundo, solo el día actual que hay que vivir en clave carpe diem- “Above us only sky. Imagine all the people Living for today”), los países como fuente de la violencia entre los hombres- (“Nothing to kill or die for”) y el capitalismo (“No need for greed or hunger”).



Al final se dan un piquito de amor y nos miran con cara de ángeles flipados para seguir animándonos en la lucha utópica. Y es que, como dice esta melodía, ya más himno que canción, todos los loables objetivos se pueden conseguir a base de imaginación y sueño, como el icono de la niña liberada del anuncio que, con mirada profundísima, se pregunta a que coño huelen las nubes.



Dijo hace tiempo el maestro Bermejo (otro de los grandes intelectuales del régimen junto con Peces y Nazario) que España es lo que es, está como está, “soms como soms” por la ausencia de las famosas tres erres. Y las erres siempre han venido arropadas por la utopía, esa mujer con pecho libre y mirada al infinito que ha mostrado la vía dorada desde la guillotina hasta Siberia para terminar haciendo eyacular a la historia en un Mayo hermoso de París.



La utopía moderna desde el mítico 68 (tercer R), o antes, ha tenido un vehículo magnífico en aquella canción. Pero las canciones no se escuchan solas, no. Recordemos al maestro Sabina susurrar que las “utopías con hielo”. Con hielo y compañía. Nuestros hermanos hippies se dejaron llevar por la utopía al infinito para hacerla crecer con ácidos y pócimas en comunas universales mientras parían bellas autistas con minifalda. Se acabó la fiesta y muchos que se habían acostado con tantas utopías se despertaron solos en sanatorios de madrugada gritando en A minor desvirtuado. Otros tuvieron más suerte y la utopía se instaló a roerles sus neuronas provocándoles tics que pasean como medallas por Gloucester rd mientras cuentan sus viajes a Mc.



Pasó la fiebre, el tiempo y la utopía dejó la minifalda y sus discípulos para hacerse asequible y técnica, yuppi y populista en los libros del self, psicología popular o autoayuda. Apareció de nuevo entusiasta entre las páginas de manuscritos que gritaban al lector su ausencia de límites, la necesidad de mostrar la luz apagada en su interior, la ignorancia de no utilizar tus superpoderes que tienes ancladas en alguna parte de tu maravilloso ser (todos los tenemos, sabes querido lector, tu también, o sea!!).



Y esos poderes alcanzarán los objetivos deseados, pues no hay más límite que el deseo: aprender inglis en dos días, tocar blus en tres, ligar con todas ya, mejorar tu intelecto lo suficiente hasta que te des cuenta que estás haciendo el paria, también? (Creo que eso no, cachis). Incluso Positive thinking para “autocuración”, (lo cual revela que el cáncer nos lo provocamos por negative thinking, no?)



Y la utopía sigue, seguirá dejando un reguero de frustrados bajo la mirada progre y millonaria de los proxenetas de los sueños. Aquellos que cuando ven que la fiesta va decayendo sacan a la bella furcia a pasear para prometer entre gemidos que mañana seremos inmortales y bellos, sublimes y gloriosos y terminaremos curando a la muerte, ese concepto facha y reaccionario, feo.



El método siempre será el mismo: nos desharemos de la historia que nos ha castrado, de los cielos que nos han intimidado, de toda la carga innecesaria y humana, reaccionaria. Y así un día bailaremos todos juntos en la danza universal, pagana y caliente al son de acordes acústicos la maravillosa orgía entrañable del unbearable lightness of being.

Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 24/08/2007 12:47:26 por Caminant
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Caminant/
Me parece que Anguita ha dicho esa frase como podía haber dicho otra(al menos así lo veo). A veces,la expresión de lo que pensamos no se concreta en la frase más perfecta sino en un bello eslogan.
Los bellos sueños,como Imagine,se deben acompañar de actos que los concreten.(Me gusta la canción, no me gusta especialmente Lennon ni la japonesa)
Llevamos una larga época de mucho hablar y de poco actuar. Eso ha sido un punto que ha ganado el llamado progresismo: hablar mucho,hacer poco,y lo hecho,para destruir lo anterior.
Mi pregunta es: ¿Nos queda impulso,ilusión para oponernos?.
Me gustaría saber que no estamos solos en esta oposición casi emocional más que real.
Un abrazo,Mc.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 24/08/2007 13:11:56 por McMurphy
Mi querido Cami, el problema no es ni Anguita ni la Utopía como sueno, mejora, aspiración noble hacia lo inalcanzable en esta vida.

El problema es la interpretación y manipulación de determinados conceptos. Con qué ingredientes rellenamos la utopía? Creo que ha sido uno de las palabras mas manipuladas en esta época de horror. La han alimentado de metralla envuelta en papel de regalo (como la canción).
En teoría quieren mejorar al hombre pero lo único que provoca es su autodestrucción.
Un abrazo, mi amigo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 24/08/2007 15:36:55 por Cualquie
Hola, Mac. después te leo despacio que me he levantado muy tarde y se me ha echado el tiempo encima.
La frase de Anguita está mal construida porque no sólo la utopía diferencia al hombre del caballo; hay muchas más cosas.
Ah, y las nubes huelen a viento.
Te dejo, sigue con tu guitarra, que vas a llegar a ser un Dyango.
Un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 24/08/2007 15:40:40 por Cualquie
Bueno, espera, que se escribe, Django o Diango.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 24/08/2007 17:55:02 por Cualquie
Hola otra vez Mac. El mundo está lleno de "magos", y seguramente existirán hombres capaces de hacer milagros, el problema radica en querer convencer a todos los demás de que ellos también son capaces. "Dile a la montaña que se mueva y se moverá" -famosa frase de Cristo desvirtuada y asignada a Mahoma por la incultura popular-; sí, se moverá dependiendo de quién se lo diga. Los progres son tan progres e "igualitarios" que han querido convertir en el mismo Cristo a todos; que no hay derecho, hombre.
Un fuerte abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 24/08/2007 18:07:40 por emiddcc
Url: blogs.libertaddigital.com/emiddcc/
Buenas trades Mc. Me gustaria saber-cosa que no creo viable- el motivo o el fundamento que empleó el Sr Anguita, pasra hacer esa afirmación tan peculiar...A medida que pasa el tiempo, y nuestro haber se siente mas abundante, más me cuesta creer que personas de ese talante, hagan ese tipo de afirmaciones con tanta ligereza. O sea, que la utopia, es lo que diferencia al hombre( vipedo) del equus...Es sensacional. Como se puede uno pronunciar tan alegremente!!!! En ocasiones suelo hacerme preguntas que por mucho que lo intento, jamás llego a encontrar una solución lógica y sensata a las mismas....Un saludo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 26/08/2007 12:18:01 por Caminant
Veo que como corredor entiendes perfectamente el sentido.Entra eso que dices,la soledad,el miedo,pero también la esperanza,el sentido de la carrera,el misterio,la incógnita.
Y el derecho y el deber de correr.
Un fuerte abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 26/08/2007 17:23:06 por mami_ta
Hola maratoniano.
Ya me olía yo que te estabas preparando para el maratón, que falta poco, ¿no?
Parece mentira, pronto hace el año, cómo pasa el tiempo.
Otro reto a vencer, con la seguridad de que terminarás la carrera, - (rezaremos para que así sea)- y una vez más podrás contarnos tus vivencias durante ese esfuerzo.

Hoy, en el comentario que le has puesto a Caminant sobre cómo se vence el sufrimiento en la carrera, de cómo hay que imponerse una disciplina interior para continuar en la carrera, cómo hay que doblegar a los demonios interiores que te animan a abandonar el esfuerzo, la entrega, el sacrificio voluntario, me han servido de lección para recoger mi proipa "carrera" en brazos y seguir adelante.
Estaremos pendientes de todo ¿eh?
Tú a prepararte bien físicamente y anímicamente, luego a presumir. No me cojas frío en los entrenamientos, que la subida hasta el faro, con el frío que hace cuando anochece no es para andarse con "tontás".
Muchos besos

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 26/08/2007 19:43:59 por Visconti

Decir utopía es decir crimen; es tanto como decir trampa, como decir mentira. Véase el espléndido resultado ofrecido por las utopías socialista o nazi. Porque toda u-topía gravita sobre la no-relidad, sobre el no-lugar; es algo extraño al hombre. Y cuando a éste se le introduce por semejante sendero, acabará estrellado.

Por cierto, Mac, ya llevé el gallo a Esculapio.

Un abrazo.

--------------------------------------------------------------------------------

No comments: