Monday, 9 February 2009

25/06/2007 12:56:07 PUERTA ROTA

Apago el ordenador. Hay que ir pronto a la cama porque mañana el taxi espera a las cinco. Voy a mi habitación y meto unos documentos en la maleta. Ojeo la última carpeta y de repente un ruido de furia, golpe seco, se oye en la puerta central, en la puerta de mi casa.



Dejo la carpeta y voy a la puerta. Está medio abierta, temblando, intimidada, rota. La abro del todo y miro fuera. Nadie.

No se que ha pasado, es confuso. Hemos tenido tormentas la semana pasada con mucho ruido pero hoy está más tranquilo. Hace mucho viento pero está tranquilo. Intento cerrar pero el cerrojo está roto. Fuera está oscuro. Mi preocupación es cerrar la puerta porque me tengo que levantar pronto. Llamo a la landlady y explico que no se qué ha pasado pero esa es “the situation”.



“Don’t worry”, me dice. Llamará a un locksmith de urgencia.



Vuelvo a la puerta y la examino con más atención. El cerrojo está partido y hay una marca por fuera, de una patada. Salgo y miro alrededor.



La urbanización está como siempre. A la izquierda está la marina con su mar y sus campanillas. A la derecha un patio común donde solo hay silencio y mercedes aparcados. Mi casa está en la esquina, lo cual es bueno por el doble jardín y la vista al mar, pero vulnerable porque está un poco alejada del resto y hay una zona “muerta” con poca luz en una esquina que no se suele transitar.



Miro allí y veo a dos hombres fumando un cigarro. Me miran, les miro. Retiran la mirada. Nadie dice nada.



Vuelvo a casa porque mi puerta está abierta, no me siento seguro y hace frío. En el resto de casas no hay movimiento. Nadie ha oído nada, parece.



Never mind.



Llega el locksmith. Extremadamente amable me explica que han tratado de forzar la puerta y que lo han hecho de una forma un poco especial. Normalmente esperan para estar seguros que no hay nadie en la casa y la fuerzan por la cerradura, no a patadas. Parece una vendetta, me dice. Me pregunta si tengo enemigos aquí. Digo que no. Tampoco amigos.

Me pregunta si he llamado a la policía; “Not yet”. Estaba un poco tenso y quería saber que es lo que ha pasado.



Llamo a los Garda y explico todo. Vendrán a echar un vistazo a la casa.

El locksmith llama a la landlady para explicarla lo que ha pasado y se va.



Llegan los Garda, la policía de aquí. Dos chavales jóvenes y agotados. Con sueño, con sueño permanente, diría yo. Me preguntan con total desinterés qué ha pasado, lo explico, pretenden tomar notas y me dicen que llame “if you see someone around you don’t like, you know”, you-know-you-know-you-know. El noventa por ciento de su discurso se basa en la frase “you-know” entre bostezos, parecen de la LOGSE.

No creo que llegase ninguno a los treinta años, pero no he visto gente tan inútil, anestesiada, tan en coma desde que hice la mili. El horror.



Vuelvo a comprobar la puerta, me llama la landlady para preguntar si todo está bien. “Yes, I have to go to bed now. Let’s talk after the weekend. Thanks.”



La casa se queda extraña. Mi espacio, mi mundo, ha querido ser violado. El ambiente es diferente, hay tonos de pérdida de pureza. Ya no está solo el ventanal y el mar, el silencio feliz, mis libros, las botellas antiguas, los DVD y mi árbol bronceado por la luna.



No, hay un inquilino nuevo. Vestido de ruido bestial, invisible que habita mi cerebro abriendo una grieta irregular y negra que divide un antes y un después.

Las grietas donde florecen los musgos de la desconfianza y la defensa. El portalón siniestro que cobija a las pérdidas de la inocencia.



Vuelvo a poner en orden los documentos. Es muy tarde y el taxi vendrá en apenas unas horas.

Me hecho en la cama y rezo un poco al compás del recuerdo amortiguado de mi puerta vulnerada.



Y duermo.
Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 25/06/2007 14:08:38 por mursiya
Url: www.mursiya.com
por alguna razón o por ninguna, tu post de ahora me ha traido a la memoria estos versos de The waste Land:
Unreal City,
Under the brown fog of a winter dawn,
A crowd flowed over London Bridge, so many,
I had not thought death had undone so many.
Sighs, short and infrequent, were exhaled,
And each man fixed his eyes before his feet.
Flowed up the hill and down King William Street,
To where Saint Mary Woolnoth kept the hours
With a dead sound on the final stroke of nine.
There I saw one I knew, and stopped him, crying: 'Stetson!
'You who were with me in the ships at Mylae!
'That corpse you planted last year in your garden,
'Has it begun to sprout? Will it bloom this year?
'Or has the sudden frost disturbed its bed?
'O keep the Dog far hence, that's friend to men,
'Or with his nails he'll dig it up again!
'You! Hypocrite lecteur! - mon semblable, - mon frère!'...besicos


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 25/06/2007 14:16:09 por procura
Intenso, impactante, te engancha y a la vez, el sueño te golpea las sienes. La intimidad invadida por extraños ante el inminente viaje. Rota la tranquilidad y el alma inquieta.
Un abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 25/06/2007 14:20:47 por Cualquie
Hola, Mac. Yo sólo estuve en Londres una vez, cunado era bastante joven; nunca estuve en otro lugar de las Islas, creo recordar.
Fui con mi madre, mi hermana y me cuñado. El hotel en el que nos alojamos me parece que se llamaba Lancaster, aunque tampoco estoy muy seguro. Al levantarme después de mi primera noche in London, encontré el armario revuelto, el pasaporte por ahí tirado y la puerta de la alcoba abierta. Pero no me pudieron quitar nada, porque no llevaba nada encima, ni un duro; vamos, ni un penique (la cosa de la tesorería siempre se la he dejado a otras personas). Se lo dijimos al guía, dado que era un viaje organizado, y éste habló con el recepcionista. Pese al poco inglés que entiendo, que es muy poco, sí pude comprender que el que había entrado en la habitación era un tal cid, como el Campeador nuestro de aquí.

A todo esto, espero que lo hayas solucionado y que hayas salido bien parado del trance.
Un abrazo fuerte.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 25/06/2007 18:12:50 por Caminant
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Caminant/
La verdad es que crea desasosiego Mac.
¡Con distintos estilos,en todos lados cuecen habas!.
Creo que te ha impactado,cosa normal,esa violencia innecesaria y peligrosa, ese depender del mal...
Un abrazo lo más solidario posible.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 25/06/2007 18:18:54 por Roge
Estimado McMurphy,

mala experiencia pero las emociones que te ha provocado te han permitido utilizar tu mejor prosa en este post.

Me gusta mucho la imagen:

"No, hay un inquilino nuevo. Vestido de ruido bestial, invisible que habita mi cerebro abriendo una grieta irregular y negra que divide un antes y un después".

Cada vez me parece más grave el delito de robar.

Recibe un abrazo,

Roge




--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 25/06/2007 18:50:31 por Arturito
Las cosas pueden ponerse inevitable e insuperablemente mal, pero siempre hay un horizonte, aunque no se vea.

Desde luego, los demás tienen sobre nosotros sólo el poder que les demos. Somos invulnerables, si así lo decidimos. Todo dependerá de nuestra opción de "seguir siendo", y ésta a su vez depende de nuestra "esperanza".

Y esperar, qué putada, siempre es posible...

Se puede decir: “¡No soporto más, esto no es justo, o sea!”. pero, ¿por qué mezclar la justicia con el hecho de ir mal las cosas? ¿Y con qué patrón de medir decidimos que “no podemos más”?, porque otros pueden y nosotros también hemos podido otras veces...

Y se verá que hay situaciones además de la propia que resultan aún más insoportables.

Sí, hoy día es frecuente – casi lo ordinario – la impresión de inclemenecia, de hallarse a la intemperie, social y económica - o más amplia aún - , de no tener a quién ni a dónde recurrir, pues todos se han vuelto inmisericordes, aun los más cercanos.

Y puede esta inclemencia matizarse de de incomprensión, desprestigio, acoso, difamación y ridículo, lo cual me llevaría dos tardes.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 25/06/2007 21:34:57 por emiddcc
Url: blogs.libertaddigital.com/emiddcc/
Hola, qiero manifestar que el relato engancha.Parece como de novela de intriga. Menos mal que todo llegó a solucionarse con la premura que según tu anecdota cuentas!! Aqui, segurp que el servivo de cerrajeria, se hubiera demorado bastante. Más aún teniendo en cuenta la hora. Este pais se está convirtiendo en la tierra de la pandereta....y del todo está bien!!! Un saludo. Emilio

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 26/06/2007 11:34:07 por McMurphy
Me acuerdo de la famosa frase del replicante de Blade Runner cuando dice: “Quite an experience to live in fear, isn't it? That's what it is to be a slave.”

Y es cierto, la consecuencia importante del crimen, del golpe a la consciencia y al ego es que “cojamos miedo” y que interpretemos la realidad en clave de temor: ruidos en la noche interpretados como potenciales amenazas, considerar sospechosos y que te están mirando a todos la doyi chusma que te encuentras en la calle…

También es cierto que en soledad el miedo es un lujo que uno no puede permitirse. Es como los catarros. Cuando voy a casa cojo catarros diariamente porque se que me esperan cuidados intensivos que agradezco. Aquí como no tengo nada de eso espero a que germinen en neumonías para volver como un héroe.
El miedo, igual. Es patético un tío solo teniendo miedo, sin mamá en la cocina. En el terreno de la soledad somos todos depredadores, (no podemos permitirnos otro estatus, at the moment) estamos en Vietnam. Analizamos huellas y aprendemos a devolver el golpe y tener paciencia, es otra cosa.

Ayer he hablado con otro guardia de seguridad de mi área. Cuanto más hablo con esta gente y veo como actúan, más me sorprende que aún estemos vivos todos.
Igual me empiezo a dedicar a planear atracos yo mismo.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 26/06/2007 14:24:23 por Arturito

Como no tengo esas dos tardes, dejo un enlace.

PS.-Seguramente el mejor libro que he leído en mi p... vida es uno titulado "Madre y muerte", pongamos "madre y gripe" y da lo mismo.

PS2.-Debería escanearlo y subirlo a emule.

PS3.- Ya y hacerme un piercing, ya cantó mañana...



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 26/06/2007 17:37:03 por erapinba
¿Y dormiste?
ohhhhhhhhhh, no ha salido...¿lo intentas de nuevo? es que soy curiosisima ,o sino ¿me das una pista?
Un abraz.


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 27/06/2007 12:34:04 por Veedor
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Veedor/
Pretenden hacer miedo para vivir de él y lo consiguen.
¿Habrá que cambiarse de bando para hacerles miedo a ellos?
Cambiando la ley para que la legítima defensa justificara al agredido y fuera el agresor el que tuviera que demostrar su inocencia se conseguiría mucho.
Ya pasó, te queda el miedo y el aprendizaje.
Espero que nunca haya una segunda vez. Si sucede estate preparado para dejarles sin cartera (en el mejor de los casos).
Saludos esteparios.




--------------------------------------------------------------------------------

No comments: