Monday, 9 February 2009

LONDON,LONDON WITH PICTURES (Xmas 06-Dedicado a Mi Musa Mesetaria)

Es un Londres hermoso de sol y polonio. Cuentan que el veneno ronda por el centro de la ciudad y se aparece en hoteles y restaurantes de sushi dejando un reflejo de radiación efervescente y espías moribundos. Mi hotel parece que no lo tiene y me anima saber que no como sushi.

SOL Y PIEDRA

El Soho y Chinatown tienen color de mañana resacosa y la bohemia se despierta con english breakfast. Voy a FOPP y compro libros de arte y DVD a buen precio. Las tiendas tradicionales se confunden con los sex shops mientras un tipo con aspecto de proxeneta sale de una de esas cuevas para intentar ver la luz del día.


Las pantallas de Picadilly muestran rabiosas su publicidad arrogante mientras la figura de Eros sigue disparando flechas al vacío en difícil equilibrio. Esas flechas me esquivan, al igual que la radioactividad.

De Regent Square hasta Waterloo, desde el ruido hasta la paz y el mausoleo, hacia la verticalidad de la gloria que se hace carne, poder y memoria por el camino de Whitehall. En Buckingham Palace el desfile nos espera. Los soldados hacen juego con las estatuas de la victoria y simbolizan las calles para dejarnos un aroma de imperio.

El sol viste a la ciudad de contraluz y así la piedra cobra vida. Se produce el milagro y las figuras se convierten en silueta y aura, dibujando sobre el cielo un gesto atento y pendiente del infinito. Hago fotos tratando de buscar ángulos que me permitan entenderlo bien mientras veo que Churchill y Lincoln parecen especialmente pensativos y la Reina Victoria enfadada.


UN PASEO

Notting Hill está lleno de españoles que buscan la puerta azul donde vivía el protagonista de la famosa película. Son ilusos porque deberían saber que esa puerta ya no está allí. Yo soy más iluso que ellos y trato de buscar a Julia Roberts directamente. Recorro Portobello Road con la esperanza puesta en tan noble objetivo. Todo es un inmenso mercado y veo libros antiguos y modernos, uniformes militares y medallas con cruz de hierro, juguetes antiguos y modernos, pergaminos y cuadros falsos, gorros de invierno y sombreros de copa, botones de uniformes y hasta “uniformes multiformes” como los que le gustaban a D’Ors. Julia no aparece por ningún sitio y descanso a tomar una pinta en el “market bar”. Techos altos, ambiente decadente, cortinas rojas, camarera con sonrisa entre candelabros y dos negros de Jamaica que fuman tranquilos marihuana al lado de la puerta. Hay un grupo de artistas anémicos que hablan de proyectos imposibles en la esquina de los poetas y me acuerdo del gang y Gloucester rd mientras me tomo una pinta muy a gusto. Una pareja de turistas entra pero parece que el ambiente les intimida y se van. Julia Roberts no viene y sigo mi camino hasta desembocar en dos tiendas de Spanish chorizo que se llaman “García” y “de la Fuente”. Enfrente hay otro mercado y un chaval de 5 años me explica que su padre hace unas máscaras preciosas de estilo veneciano. El chaval es un vendedor nato y apenas sabe hablar, el tío. Llega el padre y le felicito porque el negocio está en buenas manos. Vuelvo a dar la vuelta a la calle y empiezo a pensar que Ms Roberts is not coming. Cambio de calle y en apenas un instante me encuentro rodeado de mansiones blancas en una simetría de riqueza, orden y silencio. Desaparece la bohemia y hasta la brisa se presenta con aroma de Chanel. Me desconcierto ligeramente en el bello laberinto y empiezo a entender que Julia Roberts, las Julia Roberts no están en Portobello. Me viene a la cabeza el gran Gatsby y la descripción de Daisy: “Her voice is full of money"

Lo comprendo, sonrío con tristeza y sigo mi camino.

AMORES GOTICOS – THE WATER RATS THEATRE

Antes de llegar al hotel dejo que la intuición me lleve a tomar un respiro en un último templo. Mi intuición es rebelde y me puede llevar a cualquier sitio. Veo un pub de aspecto tradicional, con su escudo y su bandera y cuando entro me veo rodeado de punks, mujeres con piercing y negras vestimentas. Me acomodo en una esquina con mi jersey negro y cabeza rapada y creo que paso desapercibido. Se oye una música horrible al fondo por la actuación en directo. Termina el espectáculo y los artistas y músicos se acercan a la barra a tomar un refrigerio: tienen mucho maquillaje, pelo cortado estilo nazi, tirantes, piercings y parecen sacados de una obra de teatro experimental. Se me acerca una pequeña diosa llena de tatuajes y sonrisa de labios negros y me dice que si se puede sentar en mi mesa. - Of course, digo. Me pregunta que de donde soy y si me gustó el concierto. Digo que es “brilliant” y “amazing”. Saluda a todo el mundo, me les presenta, hablamos y me dice que soy “very nice”. Yo la digo que ella también pero que me tengo que ir. Me despido de todos los punks, y me dicen con tremendas sonrisas que vuelva pronto.

Salgo a la calle y la temperatura es agradable. La iluminación de Navidad está preparada y el silencio de los parques ofrece una tranquilidad mística.

Abandono la ciudad mientras el tornado me arrastra a la vecina isla en la que solo llueve.


Comentarios



--------------------------------------------------------------------------------

Url
Comentario

Debe usted ser usuario de Libertad Digital para comentar. Abra una cuenta o reciba su contraseña si la ha olvidado.


Comentarios

Enviado a las 23/02/2007 12:25:58 por procura
Magnífico reportaje sobre Londres. Ilustrativo ante todo, que busca detalles preciosos para el que no conozca la ciudad, entre los que me incluyo.
Tengo pendiente ir a la ciudad del Támesis, pero mi primera salida por Europa será a Italia (Roma, Florencia, Venecia), disfrutando del viaje de novios.
Después quiero pillar un puente para conocer Londres.
Muchas gracias por hacer de cicerone londinense.
Un fuerte abrazo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 12:34:08 por McMurphy
Gracias a ti Procura.
Este post ha sido y el primero que he hecho con mis fotos y creo que ha salido decente.
Buena elección, la Italiana. Yo estuve viviendo un añito en Roma haciendo el curso "Erasmus" y me fascinó.
Ese ano fue feliz y mis padres vinieron a verme en Semana Santa. Fuimos a ver al Papa y el vía Crucis en il colosseo.
Después mi madre vino sola en Julio y nos fuimos como dos novietes a pasar un fin de semana largo en Venecia. Aquello merecería un libro.
En Florencia subí con mi padre hasta arriba de la catedral por aquellas escaleras! Yo creo que se le corto la digestión pero lo pasamos estupendamente.
Italia es el exceso de belleza.
Un abrazo.




--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 13:11:51 por mami_ta
¡AAAAHHH!
Lo primero,muchas gracias por todo , todo y todo.
Luego, mi enhorabuena por la ilustración gráfica del texto. Fotos preciosas, pero falta alguna, claro que no se pueden poner todas ¿verdad?
Esa última es la que más me gusta, ya lo sabes tú, aunque bien mirado, me quedo con todas que cada cual encierra un rincón especial.

Envidia me da no tener posibilidad de vover a pisar Londres. Algún día volveré a recordar años mozos.

Murphy, escribes de tal manera que parece que estás allí, que sientes el aroma, el aire, el sonido de los sitios que describes. Eso, acompañado por las imágenes, un lujo.
De nuevo gracias y muchos besos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 13:24:28 por McMurphy
Gracias a ti, Musa, a ti!
Sabía que la del banco era tu favorita, por esa la dejé para el final. A mi la que me mas me gusta es la primera. En todo caso, ese día estaba inspirado (muy feliz) y creo que me salieron bien casi todas (es raro que pase eso).
Todo el contraluz lo he guardado para sacarlo porco a poco. Esas fotos tienen mas salida desde el simbolismo y podemos utilizarlas para hablar de otras cosas.
Muchas gracias también por tus apuntes, que fueron cruciales para colocar las fotos. Hay que mejorar mucho pero creo que es importante dotar el blog con imágenes.
Mas Besos Mesetarios.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 17:24:23 por Arturito
Una novela de la que nadie ha oído hablar es “Viaje a la gloria y la intemperie”, de Javier Roíz.

Todo ha ido sucediendo como si, a pesar de los pesares, se hubiese ido siguiendo una trayectoria segura pero a ciegas, haciendo, como los sonámbulos, todos los movimientos adecuados para guardar el equilibrio en lugares peligrosos y en dirección de una meta precisa, pero sin saberlo ni poderlo controlar, hacia la identidad.

¿O es que viviendo a fondo lo que se vaya viviendo, cualquier cosa con tal de que sea digna, se adquiere de todos modos esa desead identidad, hacia la cual, en realidad, no se camina, sino que ella misma resulta del caminar forzado por el tiempo, y aunque no haya una meta concreta y precisa con tal de que se trate de ir siendo auténtico de situación en situación...?

En los comienzos se ignoraba todo, y se presentía el misterio, las dificultades, los imprevistos; después se sigue ignorando todo, pero los imprevistos han desaparecido; lo ambiguo no ha dejado de serlo pero, a fuerza de reiteraciones, comienza a presentar una domesticidad que lo hace resultar todavía más paradójico y sin embargo más entrañable.

Como en “Muertos sin sepultura” de Sartre: es esa domesticidad del mundo que van a abandonar, si son ejecutados, lo que hace a los protagonistas flaquear en su decisión de dejarse matar para encubrir al jefe de la guerrilla.

El momento culminante del dramatismo de la obra es el conflicto entre la intimidad familiar del mundo que va a ser abolida y el deber oficial y colectivo de las reglas del juego a que se han comprometido absolutamente… ante ese mundo que se ha hecho familiar y doméstico, a fuerza de ser vivido, y a pesar de sus amarguras y sinsentidos, parecen perder de repente su valor absoluto los compromisos abstractos o demasiado ideológicos.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 17:30:46 por Arturito

Bueno, que yo viví allí en mi indescriptible juventud. Nada más.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 18:14:23 por McMurphy
Brillantísimo. No creo que se pueda explicar mejor la relación entrañable con el mundo que se produce a través de vivir las cosas dignas de una forma auténtica.
Entonces vemos que el roce con el mundo nos da el sentido creando una relación de afectividad entrañable que obvia la tentación de intentar atrapar la vida (solo) con el intelecto.
El corazón abarca más. Por eso no importaría el absurdo, la nada y todas esas trampas… Y no importaría porque el feedback emocional que recibimos de la situación es tan pleno que la oscuridad no tiene sentido.

Tengo que hacerme con ese libro, no lo conocía. He mirado la página del autor.

Con su capacidad de descripción, si piensa que su juventud ha sido indescriptible…


--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 18:29:24 por ttesk
Excelente re`portaje. Veo que Londres es bonita, pero todo me parece con un cierto aires de tristeza y los objetos parecen como algo apagados. Será que estoy acostumbrado al cielo velazqueño de Madrid (cuando no hay contaminación, claro).
Abrazos.

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 18:46:15 por Caminant
¡Precioso reportaje!. Con tintes melancólicos unidos a este tiempo. Se nota que es otra forma de vivir...
(Yo también recuerdo los potajes y la abstinencia de carne los viernes "de todo el año" que mi madre cumplía rigurosamente,casi criptojudaícamente...)

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 20:49:25 por Roge
Pues sí, el comentario de Arturito es fantástico. Como no va entrecomillado no se si es suyo o está reproduciendo el texto de Roiz.

Sea como fuere me gusta la metáfora del sonámbulo. Suelo ver a la mayoría de las personas así (replicantes les llamó yo en un guiño a Blade Runner). Por eso me interesa tanto la consciencia, pues significa estar despierto, o al menos mantener una distancia de seguridad de nuestra parte automática.

También encuentro fantástico lo que dices McMurphy:

"Entonces vemos que el roce con el mundo nos da el sentido creando una relación de afectividad entrañable que obvia la tentación de intentar atrapar la vida (solo) con el intelecto."

Personalmente me siento detenido en este punto, pues tan absurdo veo atrapar la vida con el intelecto como atraparla con los sentimientos, y la salida zen no me parece aceptable. Claro, lo suyo es la integración de intelecto y emociones aunque eso viene a ser como un sonámbulo que camina mientras sueña hermosos sueños en color.

Hay algo más en nosotros a lo que no se ponerle nombre. ¿Será el Espíritu Santo?.

Bueno, recibe, recibid todos, un abrazo. Hermosas fotos. La que más me gusta es la primera; es una metáfora de la vida, todo está indicado con exactitud pero, para verlo, la luz debe venir del lado adecuado, en otro caso estamos condenados a guiarnos por un Nelson cualquiera.

Roge

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 22:34:06 por Arturito

Errr.. la descripción no es del libro (que es una "Bildungsroman" a la antigua usanza: 840 páginas y sin incluir la secuela). Quien me conozca que me compre :-P



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 23/02/2007 23:02:23 por mami_ta
Hola Murphy.
a¡Aquí vuelvo a visitarte, que en los comentarios se encuentran unas intervenciones que tienen un nivel excelente.
Hay quien, en los comentarios, escriben unas reflexiones que valen más que cualquier post, por eso vengo a ver qué se dice por aquí.

Veo que alguno coincide contigo en el gusto por la primera imagen como metáfora de la vida. Yo me inclino más por la última, primero porque mi relación con el mundo es más sentimental que racional y "siento" a las personas y las cosas antes que conocerlas.

Con esa imagen yo observo en las hojas un color decadente y muy hermoso. El hecho de que estén en el suelo, algo mojadas, es como una alegoría de un tiempo pasado que fue mejor. El banco sin nadie, la calle solitaria, la intuición de aire húmedo son un conjunto de elementos que me llevan a experimentar la melancolía del otoño, de algo que pasa, que se va. Uff, no sé cómo expresarlo, sólo que ante ella me siento bien, con un estado de ánimo algo triste pero satisfactorio, me hace disfrutar del color, de las sensaciones que me produce. Casi huelo el ambiente. Me encanta.




--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 24/02/2007 16:21:41 por Persio
Url: http://blogs.libertaddigital.com/Persio/
¿Hay algún placer comparable al de perderse en una ciudad desconocida?

He leído los dos últimos y bellísimos posts del tirón. A McMurphy hay que leerlo en sábado. Así se disfruta con tranquilidad de estos suplementos literarios.
Un abrazo, amigo

--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 25/02/2007 19:10:46 por Arturito
El efecto estético de las ficciones biográficas - haciendo abstracción de macabros a lo Thomas Hardy y tutti cuanti - radica en la seguridad de que por muy desorientada que el protagonista aparezca en los comienzos, su sentido común terminará por imponerse y compondrá una figura de existencia armoniosa.

En el mundo real, y a posteriori, deberíamos estar ya convencidos de que dada la disposición biológica de cada uno, su historia afectiva, su acervo cultural y tradicional, sus convicciones prácticas y el peso de las vigencias sociales, no es posible que todo el mundo haya recibido "sentido común;, por la misma razón que no a todos les sale una mayonesa media hora antes de que llegue el primer invitado.

No se puede persuadir a todo el mundo de unas mismas verdades. Lo que para unos es argumentación probativa y válida, es para otros lo contrario y causa de dudar más de lo que se pretende probar...

Es preciso darse cuenta de que toda certidumbre - no todo hombre- es libre.

No hay una afirmación que a todo oyente o interlocutor posible obligue necesariamente a una certeza.

Se acaba estando seguro de algo si una opción emocional, volitiva o actitudinal - p. e. la afinidad emocional, la simpatía o la fuerza persuasiva de su palabra, recibida así por el oyente - ayuda a inclinarse a tal certeza.

Desde luego, si el que trata de persuadir fuese poco simpático o le cayese mal al oyente, o hubiese prejuicios en su contra, sería imposible conseguir una adhesión a sus tesis mejor demostradas.

¿La gente es mala, se cierra, no me quiere escuchar..?

...Pero si es sólo una condición de su modo de recibir mensajes y de reaccionar dentro de la situación de escucha. Son como tú.

Nunca recibimos el mensaje escueto y bstracto, sino integrado en un - en fin - "discurso", en un contexto cultural muy amplio, en una relación, que pueden suscitar por razones completamente distintas al mensaje, rechazo, reacción defensiva, frialdad o adhesión y aceptación, por encima de otros argumentos en contra.

Es un fenómeno obvio y un poco siniestro: la lógica de las razones nunca domina, sino que llega envuelta en otros factores de tipos muy variados que nos afectan subjetiva, emocional y estéticamente en virtud de recuerdos y asociaciones incontrolables.

Así, podemos ver mentalmente la fuerza lógica que algo en sí presenta y, sin embargo, no decidirnos, no poder, aceptarla, pues nuestra razón emerge de una masa vital en la que se combinan esos otros elementos no racionales.

Quizá la razón no es tal "razón", sino en gran medida una sublimación de ese conjunto de factores no del todo racionales.

Sirve para comprender y para planificar, pero no nos abre por sí misma a la verdad de las cosas.

Deja entreabierta su puerta, pero no es suficiente para acabar de hallarse convencido.

Hay que convencerse, a sí mismo y desde otros ángulos que no son estrictamente racionales.

Están por lo menos ahí, también operantes, los intereses y los afectos.

Y no es que los afectos sean mentira, es que son otros modos de percibir verdades, pero interfieren con las presentaciones desecadas, esquemáticas y abtractas de la razón.

Por eso los sistemas cognitivos mejor fundamentados envejecen y quedan siempre sepultados por los años.
Nadie puede pretender haber dicho la última palabra.

Ni es irracional seguir esas otras razones "del corazón", que diría Pascal, Pascalín, la cuestión es que no podemos guiarnos exclusivamente por la congruencia racional.

Otros factores emocionales y situacionales ejercerán su influjo, a pesar nuestro, y ni nos daremos cuenta de que lo ejercen.

Y tal influjo no es en sí perjudicial ni falaz, es necesario y puede conducir a verdades ciertas, necesarias, aunque conlleva riesgo de extravío.

Permite llegar más lejos que la razón - a veces - y generar o consolidar las certezas.

Parece mejor y más realista, en lugar de pretender razonar escolásticamente, examinar el abismo de proyecciones vitales y existenciales en el interior de las ofertas de razonabilidad que nos presentan.



--------------------------------------------------------------------------------

Enviado a las 25/02/2007 19:50:24 por mursiya
Url: www.mursiya.com
October Avenue of Lights

On a sudden response to a surely sole urge I
Got off the bus one step before my destination

And began walking as if ahead I had something
Serene and thriving waiting to be witnessed spellbound

I stepped onto the Bridge-an October avenue of lights
Letting the water blown wet wind paint invisible works

On the canvas of my face, blowing my hair with
A live thriving coolness that brings something magical

Out of oneself and I became a welcome passing through
Visitor who would keep the melodies of these memories

Treasured and water these as though they were diamond
Geraniums waiting to propagate into spectacles of silence

As I walked on the bridge I looked at the fulsome-young
Trembling river where wind played out a living-dancing

Three dimensional canvas on the surface of water
And allowed an array of communal artists to play out

An art work of the day: the shadows of the buildings
The sky splattered with fluffy white light clouds

The sea gulls, the bridges and the ever chasing waves
Rippling out and the boats and ships all joined in.

Having taken all that into my areal being I carried on
Walking into the belly of the city where I work

Yet I carried something in my essence that had a fragrance
An areal touch of something that felt like almost a living thing

Inside that kept beating and singing a Serengeti sublime
And here it remains open to be taken for a ride at your leisure



--------------------------------------------------------------------------------

No comments: