Tuesday, 4 January 2011

QUERIDOS REYES MAGOS

Queridos Reyes Magos,

Como ven, he cambiado mi nombre. En estos ámbitos soy conocido como "Estimado McMurphy", que es como me llaman mis ilustres y nuevos amiguitos. Ya ven con título y todo.

Hacía tiempo que no les escribía, muchísimo tiempo. Sin embargo estoy seguro de que se acuerdan de esa última carta que les mandé ¿verdad? Era muy corta y decía: "quiero que me traigan lo que ustedes quieran". Siempre tan educado, aunque no esté bien que yo lo diga. Seguro que estaría mi tía por ahí dictándomela, ahora se lo confieso.

¡Cuánto tiempo hace de esa carta! Ustedes acertaron, como siempre. Ese año y todos. Los regalos que me trajeron eran fabulosos. Me alegré muchísimo al saber que teníamos gustos tan similares. Fíjense majestades: hace un tiempo escribí un artículo que se llamaba "Juegos" que era un repaso por mi infancia a través de mis juguetes. ¡Se pueden creer que la inmensísima mayoría de aquellos juegos que menciono venían de sus sacos! Si, si, como se lo digo. Aquellos juegos me hicieron muy feliz, casi tanto como la espera tensa cada noche del día cinco mientras yo estaba en casa mordiéndome las uñas hasta que mi padre decía: ¡¡llegaron!! Porque el caso es que ustedes siempre tuvieron el detalle de llegar bastante pronto, a las 12 en punto de la noche. Veníamos apenas de la cabalgata llenos de dulces y sueños, yo no podía probar bocado de la cena hasta que de repente sonaban aquellos ruidos de los camellos en la habitación de al lado y decía mi madre y mi abuelo Lolo: ¡ssssssshh! que creo que están llegando!. Mi padre y mis tíos salían a saludar y de repente me decían: ¡mira, mira!

Y la habitación se llenaba de magia y aroma de sueños mientras la mesa aparecía repleta de aquellas cajas tan grandes y con tantos colores.

¡Ah, que noches me han dado ustedes! Y siempre con ese detalle de traer la tarta para mi padre con el roscón.
Si, el cumple de papá, que se llama Melchor, ha tenido alguna influencia en su generosidad, de eso estoy seguro.
Les voy a hacer otra confesión: ¡Yo de pequeño pensaba que mi padre era uno de los suyos! Ya ven, que cosas, que imaginación tiene uno de pequeño, ¡Que mi padre era un rey Mago! Ustedes me perdonan por esto, pero estoy seguro que entienden que llamándose Melchor y siendo tan alto, estatura-tipo-rey uno tiene esos delirios. Pero bueno, uno madura y por fin se da cuenta que el padre es el padre, y muy bien que sea así, y los reyes son los reyes! En fin, en eso maduré pronto, pero no crean que tampoco en mucho más eh?

Volvamos al grano, y no nos despistemos del objetivo de la carta. Que qué quiero... pffffff, es un poco complicado, sinceramente.

Miren no quiero que crean que soy prepotente, pero es que no creo que me hagan falta muchas cosas, de verdad. Entiéndanme, muchos regalos me refiero, porque cosas me hacen falta, la tira, pero me parece que no se pueden envolver.

Actually, me estoy dando cuenta queridos amigos, que esta carta no es para pedir nada, sino para darles las gracias por todo lo que me han dado ya, que ha sido muchísimo. Ustedes me han tallado los ojos con la ilusión. Y ha sido tan buen trabajo que todavía puedo expresarlo cuando quiero. Ya saben como es el mundo y como se revuelve muchas veces para matar las grandes palabras con instintos asesinos. Pues gracias a ustedes todavía puedo verlo con los ojos de la noche del día cinco, ya ven. Casi nada. Y es más, amigos, me estoy dando cuenta que con esa mirada voy a conquistar el mundo.

En fin, les espero en dos días, no falten, están en su casa. Y como les dije hace tiempo... traigan lo que quieran, pero sobre todo...sigan viniendo, por favor.

Nunca dejen de venir, eso es todo y ustedes ya me entienden.

MM
Gracias.

Always Eternally Yours,

6 comments:

Cualquie said...

Hola MAc aquí también. Para este día, en estos últimos cinco o seis años, es especialmente triste, la Nochebuena y la Nochevieja las paso en casa de mi hermana, pero este día... Y yo fui Rey pago profesional, para mi Reyes era lo mejor de la Navidad, y mis hijos se lo pasaban de miedo conmigo...

Un abrazo fuerte.

Anonymous said...

Hola Murphy.
Yo les he pedido paciencia, fortaleza de ánimo, más tolerancia con todos, más capacidad de amar a los que me rodean, aunque fumen (jejeje)y salud, que el año pasado no pedí y hay que renovar el depósito.
Besos y gracias por lo que expresa y significa la imagen del post anterior.
mamita

Anonymous said...

Gracias intiresnuyu iformatsiyu

Avigoria said...

Espero que este año hayan venido los Reyes y te hayan dejado aquello que querias, dear.
Yo he debido ser muy buena, me han traido muchas cosas, pero las que más ilusión me han hecho han sido dos: disfrutar un año más con mis padres de este día mágico, y disfrutar la tarde del día 6 con una gran familia a la que quiero mucho.
Un fuerte abrazo

Emperador said...

Pues sí, que venga los Reyes muchos años. Ellos son una de las pruebas eternas de que al Esperanza y la ilusión siguen siendo importantes en este mundo.
Feliz año, Mac y gracias por apuntarte a mis seguidores.
Un fuerte abrazo.

FRAN said...

Muchas gracias por tu comentario, Almirante McMurphy. Espero que los Reyes Magos hayan sido muy generosos contigo y te traigan para 2011 salud y todo aquello que puedas necesitar.

Esos dos señores tan gananciosos y poderosos se merecen lo mejor que les podamos dar, por algo ellos lo han dado todo por España. ¡Qué vergüenza de políticos, eh! Con la crisis que hay, congelan las pensiones... ¿Todas? No. Las suyas, aseguradas y con sólo 7 añitos de diputado (y algunos ni pisan el Congreso). ¿Esto es un país serio? ¡No, es una burla, una mascarada, una mala pantomima donde los que pagamos el pato somos siempre los mismos, los españolitos de a pie!

Un fuerte abrazo, querido Almirante, que Dios te bendiga y a ver si podemos vernos un día de estos