Thursday, 29 March 2012

LA HUELGA GENERAL – OTRA ‘GUAY-PARADE’

Yo en otra vida trabajé en labores logísticas de transporte para una empresa automovilística muy importante en La Capital de La Meseta.  Se trataba de organizar el flujo de transporte y mercancías desde el punto de fabricación hacia el de destino según el modelo ‘Just In Time’. Este sistema implicaba que el stock de material en almacenes desparecía dejando a otras empresas la gestión de suministro directo a la cadena de producción.

Mi empresa estaba subcontratada y llegaba el momento de renegociar la licencia. La empresa central había establecido unos ajustes y la nuestra sólo podría estar en una situación competitiva a través de reducir gasto. Estos ajustes siempre se solucionan igual: disminuir personal. Procedimiento que siempre se aplica-y-explica bajo la manipulación de diferentes conceptos como incremento de productividad, eficiencia, economías de escala, etc…

Sin entrar en la conveniencia de estas medidas – que se demostraron erróneas porque la falta de personal necesario era evidente –  el tema es que procedimos a una serie de reuniones para discutir cuanta gente ‘sobraba’ en cada departamento o cómo se podría ajustar la producción con menos elementos. En estas reuniones pensábamos que todos éramos prescindibles –  concepto importantísimo para la gente que trabaja en una empresa ajena –  pero nos equivocábamos ya que descubrí que había un grupo muy determinado de trabajadores que no contaba para este ajuste, que eran intocables.

Este singular grupo aristocrático con derechos y deberes diferenciados eran los representantes sindicales.

Estos sujetos no es ya que pertenecieran a ninguna central sindical, sino que habían sido elegidos de alguna manera – nadie sabía exactamente como porque nadie nunca votó nada– para realizar la exigente tarea de representar, asesorar y defender a sus colegas de los potenciales errores y abusos de la empresa. Había 3 sujetos dedicados a esto – por cierto, gente entrañable a la que recuerdo con cariño – eran muy buenos trabajadores pero esto de la representación era algo invisible. De hecho yo no sabía que eran los Representantes hasta que llegó este triste acontecimiento aunque habían tenido oportunidad con creces de sacar la cabeza para defender a los suyos en innumerables ocasiones: despidos-trampa para contratar con ETT, compañeros que no tenían el equipo reglamentario para efectuar su trabajo, impago de horas extras, seguridad de carretilleros… sin embargo ahora en estas horas donde la gente se jugaba el futuro aparecieron en primeria línea en mono azul y pecho altivo con insignias.

No aparecieron ciertamente para proponer ningún tipo de solución o alternativa a la empresa sino para explicar al resto la situación con cara de corderos degollados obviando hábilmente que a ellos no se les podía largar dado el singular estatus que tenían. Hubo una gran limpieza de trabajadores pero éstos siguieron ya que eran parte del ‘establishment’ – del de ‘abajo’ podíamos decir – pero ‘establishment’ al fin y al cabo.

Estos sujetos privilegiados, que en rigor deberían haber abandonado la empresa los primeros ya que eran la primera línea de los trabajadores, mostraron todo un modelo de acción a seguir desde las grandes centrales: una élite asumida por todos sin discusión pero no querida realmente por nadie subsiste en función de un Mito, el de la representación de los currantes, para crearse unos privilegios que solo protegen a sus componentes.

El día de hoy en su farsa verbenera no es mas que ese desfile tipo guay-parade que escenifica la realidad virtual de unos inútiles pero listos que se justifican desfilando como vedettes trasnochadas entre banderas tricolores, slogans rancios y maleantes diversos de blasfemia y silicona.
Otra tradicional farsa mas en un país que gusta de carnavales puntuales mientras se derrumba en sus complejos incapaz de hacerse frente a sí mismo.

2 comments:

rogebcn said...

Pues sí,el poder se asume como un privilegio y no como un servicio.

"Estos sujetos privilegiados, que en rigor deberían haber abandonado la empresa los primeros ya que eran la primera línea de los trabajadores"

Pero, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Es la naturaleza humana.

Roge

Avigoria said...

Estimado Mac,
Creo que en la lucha siempre hay vencedores y vencidos, y en este caso, los vencidos somos los trabajadores de a pie, pero no creo que sea culpa de los sindicatos, creo que ellos no son el enemigo, y ello aunque esté totalmente de acuerdo contigo y por muy cierto que sea lo que dices, sin embargo, los responsables de toda esta serie de medidas que ha acabado con los derechos sociales que se han tardado siglos en conseguir, no son otros que nuestros queridos amigos del gobierno (hasta esta reforma era votante y simpatizante del pp, lo digo para dejar claro que mi ideología, hasta ahora no era para nada contraria a la del gobierno actual, pero está claro que es el año de las decepciones)
En respuesta al comentario anterior de Rogebcn, tomo el testigo y tiro la primera piedra y todas las que hagan falta, ya que la etica personal nunca debe dejarse a la puerta del trabajo que cada uno tenga, ya que las mal llamadas decisiones empresariales o las adoptadas por el gobierno en defensa de los intereses de nuestro Pais (encima hay que aguantar la gilipollez de turno y aguantar que nos hagan comulgar con ruedas de molino porque las decisiones, dicen, son beneficiosasa para los trabajadores) se adoptan por personas y afectan a personas, a familias, a niños y a ancianos que dependen de los hijos a los que ahora pueden despedir practicamente gratis.
El problema es de cobardía, ya que mientras no nos toca, no hay problema y estamos intentando estar a la altura de europa a costa de la paz de nuestro Pais. Me parece vergonzoso.

Tambien me parece una vergüenza lo que ha pasado en Barcelona, en Torrelavega y en Valadolid o Burgos, ya que lo que falta en España no es un crecimiento economico, ni una politica determninada, hace falta EDUCACION Y VALORES.

En definitiva, dear, como se dice en mi tierra, entre todos la mataron y ella sola se murió, ya que mientras el gobierno aniquila nuestros derechos (y con ello nuestra posibilidad de crecer economica y personalmente, los sindicatos aprovechan para tener su momento de gloria y los delincuentes aprovechan para pegar palizas, romper escaparates y destrozar lo que luego tendremos que seguir pagando los españolitos con los imppuestos que nos están subiendo y el salario que nos están bajando...

Menos mal que en momentos como este, tambien descubres que lo que realmente importa en la vida es la familia y aquellas personas a las que quieres de verdad, ya que es lo unico que te da fuerza para seguir luchando, y por supuesto con la ayuda de Arriba, siempre que se pida con Fe.

Un fuerte abrazo y gracias por escribir, te echaba de menos