Friday, 30 March 2012

LOS RENGLONES TORCIDOS: CUBA, CASTRO, BENEDICTO Y EL VALLE

Se dice como expresión popular que ‘Dios escribe recto pero con renglones torcidos’. De entre todas las frases de sabiduría popular – a las que no soy realmente aficionado –  esta me parece bastante acertada. La frase subraya ese sagrado Orden, esa lógica coherente que dirige la realidad pero que a nosotros, en nuestra limitada consciencia, sólo se nos aparece inteligible o desde el resultado final o desde la intuición.
Viene esta reflexión al hilo del último viaje que el papa Ratzinger, el ‘cerebro de Dios’ como le apodé hace tiempo ha realizado a América Latina. Un viaje complejo, peligroso y arriesgado. La visita a una dictadura donde la unión con la gente se produce desde las alturas en una hermosa plaza decorada con asesinos en las paredes y verdugos sentados en los primeros bancos, donde hay tiempo para tocar las manos ensangrentadas de los tiranos pero con la agenda completa reuniones con la canalla oprimida no deja de ser cuanto menos para plantearse ciertas cosas. Máxime cuando esa plaza abarrotada y hermosa, iluminada por un sol rojo contiene el vacío permanente de aquellos exiliados y mártires cuyas gargantas se atravesaron en madrugadas crepusculares por gritar el anhelo de un ‘Cristo Rey’.
Partiendo de la lógica indignación del exilio cubano, de entre las opiniones católicas foráneas que ha producido esta visita he podido vislumbrar dos principales: los católicos que no entendemos esta actitud del Vaticano (unos sospechamos que es por algo, que la diplomacia Vaticana es así y sabe lo que hace y otros que realmente piensan que es un flaco favor a los oprimidos y a la Iglesia) mientras que un grupo amplio de católicos no les preocupa el tema porque por definición todo lo que hace el Papa está bien y punto.
Decía el gran Chesterton que cuando un católico entraba en la iglesia tenía la obligación de quitarse el sombrero pero no la cabeza, y en esa base razonable e independiente, que sin duda apoya la iglesia misma, nos planteamos esta visita del Papa.
Hace tiempo con las jornadas de la juventud ya nos quedamos bastante disgustados por la omisión de visita del Pontífice al Valle de Los Caídos, lugar fundamental bajo tremendo acoso y derribo por el Zapaterismo y que bien podría haber tenido un refrendo explícito desde el Vaticano con la visita. El nombre de Rouco apareció como responsable de esto y el tema se quedó ahí oculto bajo el éxito incontestable de las jornadas. Por otro lado, sin embargo,  hemos visto la gran labor que ‘desde la trastienda’ el Vaticano está impulsando en la Iglesia en España a partir de nombramientos clave en las diócesis nacional-progresistas donde la ideología hace tiempo que suplanta al magisterio.
La forma de actuar del Vaticano es compleja y se nos escapa, partimos de ahí: una organización inquebrantable por promesa divina, compuesta de hecho por los mejores santos y los peores pecadores del planeta, donde el pilar fundamental es un intelectual octogenario que adivino rodeado de unas élites con intereses diversos y distintos carismas, es realmente difícil de gestionar. En este tipo de organizaciones no es difícil suponer que ‘la trastienda’ es tan efectiva como la imagen y las homilías.
No quiero consolarme con esto, sin embargo, e insisto en que Como Católico Romano no entiendo la forma de realizar este viaje a Cuba y, aunque la Fe es el pilar donde me apoyo tengo la obligación de plantearme en clave de crítica si las cosas se hacen bien o no.
La reunión visible con los perseguidos, con los expulsados y con las víctimas, el gesto de cara al mundo hubiera sido fundamental en mi opinión para la auténtica muestra de la Verdad.
Sobre todo justo.
‘Doctores tiene la Santa Madre Iglesia’ sigue diciendo la copla popular, pero  me temo que se ha perdido una oportunidad de consolar en la Fe a tantos miserables con dolor acumulado que se han visto invisibles ante el representante de Aquel que les guía en su existencia.

No comments: