Tuesday, 3 July 2012

Y se desplegaron las banderas...



Se llenó España de sus colores. Hay banderas en La Meseta, las hay en LosMadriles; en los barrios de cheli y en los de chanel. Se muestran de diversos tamaños y formatos, entre la guirnalda de pueblo y la mayestática de capital. Ha vuelto por fin para hacerse sitio entre la soledad oligárquica del rascacielos de espejos o quizá, sujeta con pinzas, se roza entre tangas multicolores procreando así un nacionalismo intimista o intimismo patriótico bajo la protección de un sol que acaricia ambos perfiles.

Las banderas por fin salen como pasa en todo el mundo civilizado, con naturalidad y sin vergüenza, con respeto y cercanía, como salían toda la vida de Dios los Pendones en Castilla en las fiesta del Patrón, en los Agostos españoles de calor intenso y traje de domingos.

Y es que es lo que queda tras la resaca de los triunfos laicos del ocio elevado a trascendencia. En una tierra donde las ideas están enclaustradas en prejuicios y la unidad entre hermanos sometida a pactos entre establishment político lo único que nos queda es apelar al símbolo portado, esta vez, por un grupo de talentosos millonarios que se ha convertido en la punta de lanza de la Piel de Toro.

Así como el dinero a cierto nivel de ceros ya no es una cifra sino un concepto, lo mismo pasa con el ‘júrgol’ a partir de cuartos de final, que ya no es ‘júrgol’, es otra cosa. Bien es cierto que en los países embrutecidos como el nuestro este deporte ya dejó de ser deporte hace años para convertirse en propaganda de las cacicadas nacionalistas, mayormente. En los fondos de los estadios se ha hecho gran parte de esa involución que aquí se llamó Transición con sus pancartas y su odio diseñado en colorines para manipular a la masa de plastilina que conforma el tinglado.

Pero aquí estamos dando la vuelta a la tortilla, muy contentos, actually, porque todo vale, y así los renglones torcidos escriben en derecho que un equipo que nunca ganó nada de repente abre la licencia para usar la bandera por todo quisque sin que venga el resabiado de turno con aspiraciones a que te llame facha, fascista, pistolero, retrógrado, cabrón, joputa…

Y eso es lo que nos queda como síntesis de  una parte de la España Real formada por hispanos diferentes que trabajan juntos consiga mas que las acciones de la nueva clase dirigente y los generadores de opinión.

Mas allá del aspecto frívolo del evento, que mucha gente denuncia con crítica y buena intención (no hablo del cabreo de los nacionalistas a sueldo) creo que hay que aprovechar todas las oportunidades que la realidad ofrece para volver a recordar y mostrar con orgullo nuestra Bandera, aquella que da cobijo a todos los que la respeten y la quieran.
Viva España.

No comments: