Friday, 14 September 2012

LA SITUACIÓN - OTRA VUELTA DE TUERCA (...y ya quedan menos)


Y llegó otoño, y con éste la realidad hispana en bruto, cruda, soez y repetitiva.
Mientras en Catalonia hacen la tradicional demostración de fuerza para amedrentar al Gobierno cuando faltan pelas (como con el 'Estafatut' me explicaban antaño burgueses de la zona entre risas...), el PP en el poder hace bueno a ZP y se une a la traición a España dejando libre a un torturador para que vuelva a casa en una Navidad anticipada que será amarga para esa marginada población llamada 'víctimas del terrorismo'.

Ambas acciones no son extrañas y tienen un denominador común que no es otro que la incapacidad de los nuestro gobernantes de actuar en primera persona según una idea de España. Este nuevo estado nacido en 1975 se generó sin principios estructurales y por tanto con fecha de caducidad. Es un estado en que sus fundamentos se negocian en función de intereses de poder y donde las auténticas raíces de la Patria se sacrificaron en pos de los intereses cortoplacistas gestionados por la nueva casta política coronada.
Lo nuevo de este otoño es que ya queda poco margen para el fin y el Jaque Mate se acerca a pasos agigantados. La 'invertebración' de España que anunció Ortega con sus movimientos centrífugo/centrípeto se cumple al pie de la letra. Las dos regiones protagonistas del nuevo estado del 75 bajo la complicidad cobarde del poder de Madrid se han desarrollado contra el interés general y los dos grandes vicios de ambas (la avaricia gestionada por el caciquismo local y el rencor ejecutado en nucas ajenas desde las aldeas negras) han conseguido abrirse paso fácilmente en este escenario de desconcierto.

Mientras tanto entre el cielo y la tierra la órbita monárquica cambia la web y aspira a aterrizar en la lista Forbes para que el exilio no sea tan duro.
En el fango las Victimas seguiremos forjándonos entre decepciones luchando por lo que quede de este Estado que al fin y al cabo, magreado más o menos y humillado sigue siendo la tierra de nuestros padres.

No comments: