Sunday, 28 October 2012

NOCHE DE SUEÑOS Y SOL MESETARIO


Se ha inaugurado por fin mi otoño en esta noche pasada. Dos causas los han producido: mientras la Naturaleza dotó ayer de frío crepuscular a la Meseta, los tecnócratas nos han otorgado una hora mas de sueño. Estas dos fuerzas han conseguido un estiramiento de mi inconsciente en la noche artificialmente larga y singularmente fría.
Tenía ganas de descansar desde hace años; de hecho es la primera vez que duermo tranquilo tras mi regreso a esta España tensionada, alterada e histérica, tan portadora de disgustos eternos. Toda la información acumulada de malas noticias en jornadas de cabreo e impotencia se ha ralentizado en clave de tregua nocturna deslizándose amablemente entre mi cerebro en esa hora de prórroga que nos dan los expertos con su excusas increíbles de luces y ahorros.

Desde el inconsciente se ve sin duda todo mejor; esta noche se ha conseguido que la metralla intelectual acumulada/atragantada se manufactura en clave de relax por unas neuronas que deciden masajear las malas noticias a su modo y hacer así una interpretación amable e incluso risueña. Casi al estilo de los Clones de intereconomía en versión REM y casera.
Hoy también he soñado con gente querida y casi apartada en la visión cotidiana, en diferentes escenarios -España y en mis queridas islas británicas- dejando un sabor de nostalgia sana con recuerdos indelebles. Aderezado con intermedios oníricos de nuestro mundo de aquí, entre paisajes dalinianos de cuchillos y sonrisas portadas por vividores coronados que hasta parecían simpáticos en su esperpento.

En esa hora prestada se ha conseguido fusionar  la realidad tan trágica y triste en estado consciente con la intimidad siempre sagrada y personalísima de la intrahistoria creando un balet surrealista-buñueliano en esta noche de otoño mesetario. Todo en esa hora prestada por los tecnócratas de la cosa. Gracias, sabios.
Me levanto y hay un sol radiante, con un brillo de lucidez que asusta. Qué lejos del sol existencialista que gastamos en la islas poblado de dioses protestantes y ensimismados que observan pero no actúan. Hoy mis pupilas han vuelto a recobrar el color del astro Mesetario contrareformista que termina calentando siempre aunque el frío mande.

Desde este sol mis sueños apenas tiernos se hornean y adquieren hasta sentido, formateando un subconsciente que quiere hacerse entendible, a medio camino entre las impresiones de las noches entrañables de otoño y manta y la lucidez vertical de un amanecer que porta salmos.
Estoy contento y salgo raudo a hacer fotos a la vida exterior, después a misa y al vermout con la familia, es día de despedida.

Mañana LosMadriles esperan.

No comments: