Friday, 12 October 2012

ODA A LA HISPANIDAD



Hemos perdido la memoria en estos tiempos de traición. Nos hemos envenenado con ácidos alucinógenos y licores brillantes para escuchar con gusto voces suicidas envueltas en retórica blanda. Nos hemos sumergido alegres en ese espacio prometido de la felicidad, campo de utopía sin muerte ni pecado. El espacio del ego, de la liberación, vertedero ingrávido de cargas innecesarias que nos impedían crecer. Explanada libre, camino brillante de demonios interiores, jardín de heces. La felicidad pánfila de de la insoportable levedad de(l) ser.

Hemos perdido la Memoria. Aquella que se desechó con rapidez insolente del espacio público para ser sustituida por un conjunto de leyendas hilvanadas y negras que tenemos que digerir por ley.

Nos enseñaron en otra época, hace eones, que vivir es tarea dura, y sin memoria no se vive. Que el hecho de nacer supone en si una aventura tremenda donde no hay más referentes en esta selva más que un destino seguro de muerte. Pero esto, que suena tan cierto y tan tremendo, no es tan trágico. No, no lo es. Y no lo es porque supimos que los nuestros habían trabajado laboriosamente en crear vida antes de la cuna y porque nos guiaron a pulir la herramienta formidable de la Fe para hacernos crear vida después de la tumba. Por eso nos podíamos sostener poderosos en este abismo incierto del presente. Juntos haciéndonos Sentido.

Y esto se nos enseñó en España, esa palabra odiada y maldita que es mucho más que un territorio limitado, más que una organización o forma de gobierno, más que una población. España es una idea que va más allá de cualquier elemento físico, es una actitud forjada en la historia y proyectada en misión, en acción, en movimiento en suma. Una acción que comenzó aprendiendo mundo y civilización y continuó hasta llenarse de Dios. Supo luchar y sufrir en las armas de la tierra para una vez la destrucción vencida alzar la mirada a las estrellas con el proyecto de crear un campo a imagen y semejanza de los cielos: sin límites ni fronteras.

 Esa España inflada de Trascendencia desemboca en la Hispanidad, para así compartir la buena nueva con los españoles que esperaban al otro lado de los mares, quizá al otro lado del firmamento. Ese viaje riquísimo e inspirado desde la austeridad de un cielo mesetario que quiere crear una Meseta Celestial es lo que nos ha permitido llegar hasta aquí.

 Nos lo enseñaron, si, pero no nos acordamos. La Memoria está muerta. Casi tanto como nosotros, los prohombres modernos, los hechos a nosotros mismos, los libres de pecado que buscamos con fruición las piedras afiladas con que lapidar la Historia, la Tierra, matar al padre, violar a la madre, odiar al hermano.

Madre Nuestra, no permitas que perdamos la Memoria.

FELIZ DIA DE LA HISPANIDAD A TODOS


No comments: